martes, 14 de enero de 2020

APLAZADO EL JUICIO A DIACK POR ENCUBRIR EL DOPAJE DE RUSIA

EFE

El proceso contra el exatleta senegalés Lamine Diack, que dirigió la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) entre 1999 y 2015, fue aplazado este lunes en el Tribunal Correccional de París que debe juzgarle por corrupción para ocultar el dopaje ruso.
La vista oral fue pospuesta por problemas de procedimiento al menos hasta junio próximo.
A sus 86 años, el hombre que revolucionó el atletismo africano, sucesor del carismático Primo Nebiolo al frente de la IAAF, se enfrenta a una pena de hasta diez años de cárcel. Ha pasado los últimos cuatro años bajo arresto domiciliario en París.
Junto a él, hay otros cinco acusados, tres juzgados en rebeldía, entre ellos su hijo Papa Massata Diack, refugiado en Senegal; y los rusos Valentín Balájnichev y Alexéi Mélnikov, a cuya extradición se ha opuesto Moscú.
El médico francés Gabriel Dollé, responsable de la lucha contra el dopaje en la IAAF entre 1999 y 2014, comparecerá ante los jueces con Diack, para tratar de esclarecer su papel en la ocultación del dopaje de estado en Rusia, denunciado desde 2012 por varios atletas de ese país y que en el terreno deportivo se acabó saldando con la exclusión de ese país de toda competición durante cuatro años.
El sexto acusado es Habib Cissé, abogado de Diack, imputado por haber contribuido al sistema de corrupción.
El Tribunal Correccional de París se centrará en el papel de todos esos dirigentes en la ocultación de esos casos, supuestamente a cambio de importantes sumas de dinero.
Los investigadores han determinado que Diack aceptó dinero ruso para financiar su carrera política en Senegal a cambio de esconder esos casos y permitir a atletas rusos participar en los Juegos de Londres de 2012 y en los Mundiales del año siguiente en Moscú.
Según el acta de acusación, el entonces presidente de la IAAF corrompió a Dollé, que recibió 190.000 euros y en contrapartida ralentizó los procedimientos sancionadores.
A Diack le pagó Balájnichev, expresidente de la Federación Rusa de Atletismo, exministro ruso de Deportes hasta 1,5 millones de euros para su campaña de las presidenciales senegalesas, siempre según la acusación.
Además, exigía fuertes sumas a los atletas para ocultar sus positivos con la complicidad de Melnikov, antiguo entrenador.
En el trasfondo estaba la negociación de jugosos contratos de patrocinio, que según los investigadores también se saldaron con desvío de comisiones a través de sociedades tapaderas creadas por el hijo de Diack.
Como el médico de la IAAF era francés, al igual que su abogado y buena parte de esos presuntos negocios fraudulentos se hicieron en Francia, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que se ha constituido en acusación particular junto al Comité Olímpico Internacional (COI) y la IAAF, decidió presentar la denuncia en París.
Allí fue detenido Diack junto a su abogado Cissé en noviembre de 2015 y allí se encuentra en arresto domiciliario desde entonces.
El antiguo hombre fuerte del atletismo internacional tiene abiertas otras causas en Francia, por las sospechas de corrupción en la atribución de los Juegos de Río y Tokio, así como de los Mundiales de 2013 y 2021.

viernes, 3 de enero de 2020

ABDI Y TOLA REINAN EN VALLECAS


JUANMA BELLÓN
AS.com

La carrera de asfalto en la cualquier atleta de élite quiere triunfar. Una de las más prestigiosas de Europa. La San Silvestre Internacional arrancó a las 19:55 del día 31 de diciembre y el primer atleta en entrar a meta lo hizo a las 20:22. El ganador en hombres fue Bashir Abdi, un belga de origen somalí que se entrena con Mo Farah, y la primera mujer, Helen Tola, de Etiopía. Un español, Toni Abadía, subió al podio, tercero, y rompió una barrera. 27:56 y realizó la mejor marca nacional en la historia de la carrera vallecana.
Toni Abadía comenzó fuerte, dando la cara, y pasó en cabeza el primer 1.000 a 2:50. Llevaba tres podios, buscaba el cuarto. El aragonés se marchó incluso en solitario y se unió a la fiesta el morataleño Jesús Ramos, una gran promesa que ha logrado escapar de las lesiones. Madrileño y zaragozano se aliaron para hacer una fuga, estilo ciclista. Por detrás, unos metros, los africanos Kaya, Bushendich, Kurong… y con ellos Carro y Hamid Ben. En el kilómetro 4 se unieron los dos grupos… Kilómetro 5: 13:28. Se reinició el asunto en Atocha, hubo ataques en Pacífico y todo se resolvería desde Puente de Vallecas. Subida…
El belga Bashir Abdi inició las hostilidades y se llevó a Bushendich. Abdi, nacido en Somalia y compañero de entrenamientos de Mo Farah, había corrido una maratón en octubre (Chicago en 2h06:14) y ha mantenido la forma. Así atacó a Bushendich. El belga, que llegó a Gante con 12 años, corría fino y con facilidad hacia la victoria. Miraba atrás, fácil. Ganó una clásica, al estilo de las que se corren en bici en Flandes. Un Van Avermaet, su ídolo, del atletismo. Firmó 27:47 (el récord de la prueba es 26:41). Segundo fue Bushendich.
Tercero acabó Toni Abadía, en su cuarto podio en Vallecas, con 27:55 (oficioso), la mejor marca española de la San Silvestre, que tenía Tete de la Ossa (27:58). El zaragozano tenía una sonrisa de oreja a oreja en el estadio de Vallecas. Cuatro podios, récord español de la prueba.
Sobre tres minutos más tarde, iba a entrar en Vallecas Helen Tola, etíope, y por detrás Ruth Chepngetich, la campeona mundial de maratón, apretó. Pero Tola se dio cuenta y cabalgó hacia el triunfo. La keniana ya no tuvo capacidad de reacción. Tola firmó 30:50, la cuarta mejor marca en la historia de la carrera. Carla Salome Rocha, portuguesa, quedó tercera. Un dato, tanto en categoría masculina como femenina, los tres integrantes del podio llevaban las zapatillas Vaporfly Next%...
La mejor española terminó Irene Pelayo, séptima, (32:46) y Carmela Cardama concluyó octava (32:50), casi a la vez que Lucía Rodríguez (32:50). La temporada 2019 acaba así para dar paso a un 2020, que será año olímpico.

Carrera masculina
1. Bashir Abdi (Bel), 27:47
2. Mande Bushendich (Uga), 27:51
3. Toni Abadía, 27:56
4. Boniface Simwoko, 28:04
5. Hamid Ben, 28:06

Carrera femenina
1. Helen Tola (Eti), 30:50
2. Ruth Chepngetich, 30:57
3. Carla Salome Rocha, 31:52
4. Juliet Chekwel, 32:13
5. Sara Ribeiro, 32:29

domingo, 29 de diciembre de 2019

GARCÍA BRAGADO: "TENGO QUE OLVIDAR LOS 50 AÑOS Y PENSAR EN TOKIO"


EP

El atleta Jesús Angel García Bragado tiene claro que intenta "no ponerse límites" y que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los octavos de su carrera, son "la ilusión y la motivación" que le hacen seguir hacia adelante, a sus 50 años y tras una larga carrera como marchador, donde espera poder despedirse del atletismo y del deporte, que le ha dado "todo". "Uno con la edad va notando los límites aunque intento no ponérmelos. A pesar de que muchas veces pienso que ya tengo 50 años, intento olvidarlo, dejar eso de lado y pensar en seguir hacia delante, en Tokio. Mi decisión es estar en los Juegos y la idea es intentar hacer un buen tiempo en invierno que me lo permita, aunque ya esté clasificado. Solo tengo que poner el crono y conseguir el tiempo que pide el Comité Olímpico Internacional", destacó García Bragado a Europa Press.
El campeón del mundo de 50 kms marcha en 1993 y subcampeón en 1997, 2001 y 2009 logró clasificarse para los Juegos Olímpicos del próximo verano al finalizar octavo en los Mundiales de Doha y ahora está pendiente de cumplir con la mínima olímpica en el Campeonato de España de este invierno. Los de la capital japonesa serán los octavos para el madrileño. "Intento mantener la ilusión de cuando fui a los primeros en el 92. Me hace mucha ilusión poder ir a Tokio y poderme despedir del atletismo y del deporte, que me lo ha dado todo, en otros Juegos. Por eso creo que le puse tanta ilusión al Mundial de Doha porque sabía que era una oportunidad para mí de poder estar en Japón el año que viene. Esa es la ilusión que tenía y la motivación que me hace seguir hacia adelante", recalcó.
El marchador ha estado recientemente en Sudáfrica realizando entrenamientos durante tres semanas "preparando la temporada" junto con todo el equipo nacional, con la idea de hacer un "buen tiempo" en invierno. "Me gustaría conseguir la marca que nos piden para estar en los Juegos, aunque ya tenga todos los números para poder ser el seleccionado", afirmó. El inagotable 'Chuso' se enfrentará a un nuevo reto en Japón, donde se prevén altas temperaturas para julio y agosto, fecha en la que se disputarán los Juegos y para los que ya se están tomando medidas de precaución como trasladar las pruebas de marcha y los maratones a Sapporo, tras el "duro" Campeonato Mundial de Atletismo vivido en Doha el pasado mes de septiembre.
"Allí el principal hándicap era el calor que íbamos a soportar y teníamos que prepararnos. El calor principalmente es una percepción mental, porque tú y yo podemos estar en la calle y tú tienes más frío que yo o viceversa. El objetivo era que fuera solo eso, una percepción mental. Lo que hice fue someterme a situaciones de mucho estrés térmico, de mucho calor", relató. El veterano atleta español explicó que tras varios entrenamientos en una cámara térmica, viajó a Doha 14 días para "llegar más avanzado" en este aspecto. "Además de esta previa preparación, seguí entrenándome para poder estar más preparado y convencido de que podría soportar un esfuerzo de 4 horas como la de 50 kilómetros marcha", sentenció.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

MARÍA LASITSKENE: "ES UNA VERGÜENZA"

EFE

La campeona mundial de salto de altura, la rusa María Lasitskene, criticó este lunes a las autoridades rusas por la exclusión de cuatro años dictaminada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que tachó de "vergüenza" para el país, y adelantó que seguirá compitiendo como neutral.
"No dudaba de dicho desenlace. No me creía los cuentos de que todo irá bien. Lo que ha pasado hoy es una vergüenza", escribió en su cuenta de Instagram.
Lasitskene, que se proclamó en septiembre pasado en Doha campeona mundial por tercera vez consecutiva, un hito sin precedentes, ha sido en los últimos años muy crítica con el presidente de la Federación Rusa de Atletismo, Dmitri Shliajtin, que dimitió recientemente tras un nuevo escándalo de dopaje.
"¿Mis planes de futuro? Luchar por mí misma y competir. Nunca tuve intención de cambiar de ciudadanía y no lo haré ahora. Demostraré en la pista que los deportistas rusos están vivos, aunque sea en calidad de neutrales. Es lo que hice durante los últimos años", señaló.
La saltadora, una de las pocas atletas rusas que ha dominado su disciplina pese a la marginación del atletismo ruso desde los Juegos de Río, criticó a las autoridades por defender a los deportistas "sólo de palabra".
"Lo que me indigna es que los atletas están solos en esta lucha", dijo.
Aunque algunos políticos rusos han llamado a todos los deportistas rusos a boicotear las competiciones internacionales, leyendas del deporte de este país han apoyado que los atletas que demuestren que están limpios compitan como neutrales.

FERNANDO CARRO, MEJOR ATLETA DEL AÑO

JUANMA BELLÓN
AS.com

Fernando Carro se levantó este martes 10 de diciembre por la mañana temprano. Sobre las 9:30 ya hizo unas llamadas de teléfono. Estaba nervioso. Era un día especial, recibiría el premio José Luis Alonso a atleta del año en el restaurante Pedro Larumbe de Madrid. Eso sería a las 21:30. Antes hizo muchas más cosas… Con las piernas todavía tocadas del Europeo de cross, fue al INEF a hacer series. Esta vez tocaba 15x300, con el grupo femenino de Arturo Martín… Carro ponía el ritmo a Clara, Elena, Agueda, Anapatri, Bea… 13:45. Fin del entrenamiento y ducha.
A las 15:00 tenía preparado un reportaje. Pero iba justo de tiempo, fue al Restaurante Los Austrias, tomó un pincho de tortilla y se compró un bocadillo de lomo con queso. Le pidió un favor a Adri Ben. Fotos (clavos incluidos). Un buen rato. Charló con Mariajo Pérez y Solange Pereira y a las 16:30 se subió con su fisio José Antonio Bodoque a comerse el lomo y el queso (“Dieta de deportista, pero todavía está caliente”, bromeaba). Cogió su FIAT azul, que posiblemente cambiará por un Peugeot, y a la radio. Entrevista a las 18:00.
Después se trataba de decidir outfit para la gala. Era un día importante. ¿Chaqueta, chinos…? Al final una chaqueta y vaqueros semirotos. Tras la decisión cogió el coche y se fue a la calle Serrano. Allí le esperaba Rafa Pajarón, el presidente de los Amigos de los Martes, y la hija del histórico José Luis Alonso. Otras veces entregó el premio a Casado, a Ruth Beitia, a Manolo Martínez, a Natalia Rodríguez, el último a la marchadora María Pérez. Esta vez se lo dio a Fernando Carro, que lo celebraba feliz con la gente de Moratalaz, Jesé Ramos, Arturo Martín, Jesús del Pueyo… y Arturo Casado, su ídolo, premiado en 2010 por su oro europeo, y que le dijo a Carro: “¡Ves! Es tu momento”.
El madrileño, de 27 años, consiguió este 2019 el récord de España de 3.000 metros obstáculos (8:05.69 y se lo arrebató a Berlanas). Se hizo un fijo en la Diamond League (octavo en la final), fue undécimo en los Mundiales de Doha y ganó el Europeo por selecciones. Le votaron entre 104 personas (directivos, estadísticos, periodistas, entrenadores, clubes, veteranos, jueces) y ganó a Orlando Ortega y Cienfuegos.
 “Este premio supone algo grande para mí, cerca de mi gente querida y ser reconocido por tantos sabios del deporte. En 2018 gané la medalla de plata en Berlín y este año el récord nacional (8:05.69). Sobre todo me he asentado en unas marcas de nivel mundial. Estoy ahí por si alguna vez surge la oportunidad de hacer algo grande”, decía Carro mientras brindaba en un día que tuvo todo. Series, reportajes, bocadillo de lomo y cena de gala. Así fue el día del atleta del año.

MARTÍN FIZ: "AL FINAL SE CORRERÁ DANDO BRINCOS"


EFE

El atleta Martín Fiz afirmó este miércoles durante la presentación en Barcelona de la Carrera de las Empresas, apadrinada por Banco Santander y de la cual es embajador, que se debe "poner un límite", porque al final se correrá "dando brincos", en relación a las innovaciones en las zapatillas.
Fiz se mostró partidario de la tecnología, pero con restricciones. "Las zapatillas, como los GPS, han ido evolucionando. Ahora las zapatillas van muy deprisa y otros deportistas de otras marcas se están viendo afectados porque la diferencia es abismal. Se debe poner un límite", reflexionó.
El atleta, además, auguró un futuro sorprendente si esta tecnología se sigue implantando: "Esto ocurre en carreras de ruta, pero no me extrañaría que en Tokio que con el sistema de carbono veamos a un atleta de altura rebasar los 2,50 metros y a uno de triple salto que llegue a la arena con dos saltos".
Martín Fiz, en definitiva, opinó que se va a producir "un antes y un después". "Todos los atletas deben competir con las mismas características. Se trata de correr, no de dar brincos y al final se va a ir dando brincos", insistió.
El embajador de la Carrera de las Empresas sigue compitiendo al máximo nivel en la categoría másters. "Estoy en buen nivel y para 2020 quiero intentar varias cosas, me gustaría participar el 16 de febrero en Barcelona, con un récord de másters 55 de 1 hora, 10 minutos y 24 segundos", subrayó.
La Carrera de las empresa aglutinará a 3.000 participantes, un 34 por ciento de mujeres, de 250 empresas. Es un evento aire lúdico y con una vertiente solidaria, en colaboración la Fundación Arrels. Los corredores deben ir vestidos tal como van en su día a día en el trabajo, por ejemplo, de médicos, cocineros o con traje.
La carrera contempla dos categorías, de cinco y diez kilómetros a lo largo de L'Hospitalet. A diferencia de la edición pasada, en esta ocasión los dos recorridos son distintos para evitar aglomeraciones debido al distinto nivel de los participantes.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

MUTAZ BARSHIM: "MIS OBJETIVOS SON EL RÉCORD MUNDIAL Y EL ORO OLÍMPICO"


CARLOS ARRIBAS
El País.com

Mutaz Essa Barshim (Doha, Qatar, 24 de junio de 1991) acababa de cumplir 27 años el día que conoció el valor absoluto, máximo, del atletismo concebido como una lucha personal contra cualquier límite. Intentando superar 2,46m, lo que nadie ha conseguido nunca, el mejor saltador de altura del siglo se rompió el tobillo. Fue el tercer intento, ajustadísimo de un concurso disputado el 2 de julio de 2018 en Alba Regia (Hungría). Barshim es un junco, una pluma de 70 kilos y 1,92m. Se operó, se recuperó lo justo para ganar un Mundial y el día más lluvioso de todo el otoño madrileño aterrizó en la capital, donde el martes será galardonado por el Diario AS en su gala del deporte. Le acompañará en la fiesta el cubano Javier Sotomayor, quien dejó en 1993 el récord del mundo en 2,45m. “Me gusta la lluvia. Para mí este tiempo es perfecto, siempre que no tenga que saltar, jeje”, dice el qatarí, cuya mejor marca, 2,43m, data de 2014. “Nunca había estado antes en Madrid, no. De hecho, nunca había estado antes en España”.
Pregunta. Creo que nunca hubo una persona más feliz que usted, el 4 de octubre pasado, en el estadio Khalifa, de Doha después de saltar 2,37m y ganar el Mundial…
Respuesta. Fue alucinante, fue como dicen que es la historia, muy grande, muy grande, más de 40.000 personas empujando. Eran los Mundiales, en mi casa, en mi país, y mi gente había venido. Tenía que darles un buen espectáculo. Era muy, muy importante ganar ese título mundial. Fue mi primera gran competición después de la lesión. Antes del Mundial no estaba al 100%. La lesión había sido muy grave y psicológicamente estaba un poco bajo, pero cuando vi tanto público jaleándome me olvidé de todo, me olvidé de la lesión, del dolor, estaba preparado para morir ese día. Estaba 100% pensando ‘no me importan las consecuencias, hoy lo tengo que dar todo’. Y toda la gente que vino a verme, ellos son los verdaderos campeones, no yo.

P. ¿Ve como algo simbólico que se lesionara intentando batir el récord intocable?
R. Creo que todo sucede por alguna razón. Cuando intenté saltar los 2.46m, ningún humano lo había conseguido jamás, así que no podía dar solo el 60%, o el 80%, o el 100%. No, tenía que dar el 200%, el 300%. Así que cuando iba corriendo sabía que me estaba arriesgando, era un intento muy peligroso. Estoy seguro de esto, pero es mi decisión, es mi trabajo. Cuando empecé a entrenar para ser saltador de altura sabía que tenía una responsabilidad, que tenía que tomar decisiones con mucho riesgo. Así que da pena que fuera justo allí, fue un momento muy extraño emocionalmente. Porque me sentía muy bien, y era solo julio, y estaba muy contento de estar así para la temporada, pensaba que si todo iba bien podría intentar batir el récord mundial. Y aquel intento estuvo muy cerca, pero en el deporte no siempre pasa lo que uno quiere, y cinco minutos después no podía andar.

P. ¿Hay algo que le pueda preocupar más a un saltador que su tobillo?
R. Los saltadores de altura solo tenemos nuestro cuerpo y las piernas son el motor. Fue muy duro romperme los ligamentos del tobillo [el izquierdo, el del pie de impulso]. Nunca dudé, nunca llegué a pensar que fuera el fin de mi carrera, pero siempre queda una incógnita, ¿volveré a saltar de nuevo al máximo nivel? Cuando me lesioné había saltado 2,40m, e intentaba 2,46m, el récord del mundo, estaba en el top, era el líder mundial... Este es el tipo de preguntas que siempre me acompañarán, estas dudas, si será posible o no, y me cuestiono a mí mismo, y el doctor dice, ok, no podrás volver a andar en dos meses, ni hacer nada hasta dentro de cuatro meses... Este tipo de cosas.

P. ¿Después de la operación, aún duda? ¿Está igual de fuerte que antes su tobillo, su tendón de Aquiles tan flexible?
R. En el Mundial me sorprendió que estuvieran fuertes como para saltar 2.37m, no me lo esperaba. Pero necesitan un tiempo. Ahora están bien, sanos, recuperados. No sé si igual que antes, no estoy seguro, porque una vez que se rompen, no pueden volver a estar igual. No están al 100%, pero no necesito que lo estén para saltar tan alto.

P. ¿Es importante para crecer tanto contar con un rival como Bondarenko, del mismo nivel?
R. En los tiempos de Sotomayor estaba también Patrick Sjoeberg, que saltaba 2,40m… entonces se saltaba mucho, pero después llegó un gran vacío y la gente dejó de creer, y pensaba que nadie podría volver a saltar tanto. Pero en 2013 [tenía 21 años] salté 2,40m y la gente volvió a creer, sí, es posible. Y Bondarenko y yo lo saltamos, 2,40m, en casi todas las competiciones. 40, 41, 42, 43... Y lo hacíamos sin pensar que saltábamos tanto. Lo único en lo que pensábamos era en ganar, yo quería ganar, él quería ganar...bang, bang, bang... Él me ayudaba, yo le ayudaba. Es muy importante tener ese tipo de rivalidad. Para mí es mejor saltar 2,40m aun no ganando que ganar saltando 2,32 o 2,30m. Eso no me motiva. Busco siempre algo grande, aunque quede quinto con ese salto, pero si es de 2,40m, soy feliz.

P. Todos los que han saltado 2,40m esta década se han lesionado, usted, Bondarenko, Drouin, Protsenko...
R. No es fácil saltar 2,40m varias veces al año. Para el cuerpo es muy, muy duro. Estar sano y saltar tanto es casi imposible. Es muy triste que Bondarenko no se haya recuperado aún, claro que me va a afectar, a no ser que llegue alguien que me presione como él. Siempre intento en todas las competiciones ganar, y no solo ganar, saltar lo más alto que pueda... La rivalidad siempre lo hace más fácil.

P. ¿Es tanta la presión a la que se somete al cuerpo que las lesiones son inevitables?
R. Son duras algunas partes del salto, no todas, pero se necesita saltar fuerte para rendir. Creo que se trata de ser inteligente. Yo y Bondarenko y algunos más somos más listos ahora. Cuando era joven era estúpido. Saltaba en dos o tres competiciones todas las semanas. En un mes competía a lo mejor veinte veces y varias por encima de 2,35m, 2,40m, 2,42m. Y sin pensar, porque a lo mejor era más joven y me recuperaba mejor. Pero ahora tengo que ser más listo y tengo que escuchar a mi cuerpo. Si me duele algo tengo que ir con calma y no competir esa semana. Porque lo he ganado todo, he ganado todas las competiciones que necesito. Ahora, para completar el currículum, solo me quedan dos objetivos: de medallas olímpicas tengo bronce y plata, así que me falta el oro, y luego el récord del mundo y ya está. Así que tengo que pensar bien y centrarme solo en las grandes competiciones, las grandes cosas.

P. Parece obvio que después del bronce y la plata olímpicos tiene que venir el oro en Tokio, ¿lo ve así de claro?
R. Lo sé, eso sería lo normal, ir para arriba, si todo va bien. Pero son los Juegos Olímpicos, sé que va a ser muy difícil, hay muchos saltadores muy buenos que se están entrenando ya, y no va a ser fácil. Pero sé de lo que soy capaz e intentaré hacerlo lo mejor posible. La semana que viene empiezo a prepararme y haré todo lo que pueda. Espero poder dar a mi país su primer oro.

P. Psicológicamente, después de la lesión, ¿sigue sintiendo la llamada de batir el récord del mundo?
R. Siempre he sido así, nunca he tenido un solo objetivo, el récord del mundo. Me gusta mirar a toda mi trayectoria. Cuando me retire quiero haber conseguido todo lo que sea posible: récord del mundo, récord de competición o récord olímpico, medallas, lo que sea. Para poder decir que he hecho todo lo que he podido. Y claro que sí, sigo saltando, así que sigue siendo uno de mis objetivos batir el récord del mundo.

P. ¿Le parecería la suya una trayectoria incompleta si no lo lograra batir?
R. No, no lo creo. Porque el récord del mundo es solo una cosa, y una cosa no determina toda mi trayectoria. Creo que aunque me retirara hoy estaría muy contento con lo que he conseguido. Estoy muy agradecido de todo lo que he logrado, y creo que no se puede hablar del salto de altura sin mencionar algunos de mis saltos. Así que no creo que un solo récord, una sola competición, o una sola medalla vayan a determinar todo lo que he hecho. Pero de todas formas, siempre intento mejorarme. Y mirando al futuro, están el récord mundial y el oro olímpico. Creo que voy a lograr grandes cosas.