sábado, 20 de enero de 2018

CHRISTIAN COLEMAN BATE EL RÉCORD MUNDIAL DE 60 METROS

JUANMA BELLÓN
AS.com

"Claro que me gustaría ser el nuevo rey de la velocidad, pero hace falta trabajo", decía Christian Coleman, de 21 años y el hombre mejor posicionado para suceder a Usain Bolt, que la pasada madrugada en Clemson (EE UU) batió el récord mundial de 60 metros indoor con 6.37, dos centésimas menos que la plusmarca mundial que Maurice Greene estableciera en Madrid en 1998 con 6.39.
Al contrario que Bolt, que mide 1,96, Coleman, estadounidense de Atlanta, es un velocista bajito (1,75) y compacto, que galopa tan fuerte y nervioso como habla. "Gran comienzo a mi temporada, gracias Dios", tuiteaba después de la competición de Clemson, en la que ya hizo 6.47 en las series con sensación de facilidad. Se vaticinaba algo bueno y, tras una perfecta salida, llegó el récord que está pendiente de ser ratificado por la IAAF.
Coleman ya fue la sensación de la temporada pasada cuando marcó 9.82 en 100 en una competición universitaria de la NCAA. La hizo con 21 años y 3 meses, más veloz que Bolt con esa edad. Se plantó en los Mundiales de Londres como líder del año y más de 60 carreras a sus espaldas. Y aún así,batió al Relámpago en semifinales y en la final, donde cazó la plata. Es el único hombre que ha ganado a Bolt dos veces en 100 en un mismo campeonato.
En este 2018, Coleman que ya es profesional y tiene contrato con Nike, ha empezado como un avión con este récord que premia al velocista más explosivo y con más reflejos. En los Mundiales de Birmingham puede ser el gran foco de un atletismo que busca de manera ansiosa un relevo para Usain Bolt.

martes, 16 de enero de 2018

UN JUEZ FALLECE AL IMPACTARLE LA BOLA DEL PESO

EFE

Un juez árbitro de lanzamiento de peso ha muerto tras recibir en el pecho el impacto de la bola durante un campeonato regional en la República Checa, informan hoy medios de ese país.
El accidente se produjo el sábado durante una competición en pista cubierta en Praga, cuando un atleta joven hizo un lanzamiento y la bola golpeó en el pecho al juez, de 76 años, que intentó sin éxito evitar el impacto, señala el portal informativo Novinky.cz.
El juez árbitro se desplomó y los intentos del personal médico presente para reanimarlo no tuvieron éxito, así como tampoco los de los equipos de emergencia enviados al lugar.
La competición fue suspendida y la Policía ha iniciado una investigación para aclarar las causas del accidente.

PATRICIPA SARRAPIO, LÍDER DEL AÑO EN TRIPLE SALTO

JUANMA BELLÓN
AS.com

Arranca la pista cubierta y Patricia Sarrapio, a sus 35 años, ya está dando guerra en el foso de triple salto. La madrileña voló hasta 13,98 metros en Gallur y se coloca líder mundial del año por delante de la rusa Viktoriya Prokopenko (13,93). Patricia (acredita 14,16 de marca personal) hizo otros dos intentos, que fueron más cortos (13,51 y 13,39).
El registro de Sarrapio, el mejor de los últimos cinco años bajo techo y récord de España máster 35, es mínima para los Europeos al aire libre de Berlín (13,90), sin embargo no le da el billete para los Mundiales indoor de Birmingham en los que se exige unos duros 14,30. Esta es la octava temporada consecutiva en la que esta profesora, entrenada por Juan Carlos Álvarez, salta más de 13,90. Para este invierno su duelo con la incipiente Ana Peleteiro promete hacer del triple femenino una de las pruebas más espectaculares a nivel nacional (también estará Fátima Diamé).
Además, en la misma cita, Ángel David Rodríguez comenzó su puesta a punto y marcó 6.70 en los 60 metros lisos, a siete céntesimas del tiempo que se pide para acudir a Birmingham. También compitió en 60 Eusebio Cáceres, que afina su velocidad de cara al foso de longitud. Hizo 6,87. Pablo Torrijos saltó 16,08 en triple, aún alejado de sus mejores vuelos. Y en 200 Lucas Búa, especialista en 400, paró el reloj en 21.32.

miércoles, 3 de enero de 2018

TIANNA BARTOLETTA PENSÓ EN SUICIDARSE TRAS RÍO 2016

ÁNGEL CRUZ
AS.com

La estadounidense Tianna Bartoletta, campeona olímpica de salto de longitud en Río 2016 y de 4x100 metros en estos Juegos y en los de Londres 2012, ha reconocido en independent.ie que pensó en el suicidio meses después de ganar en la ciudad brasileña. “Alcohol, medicación y esas cosas…”, reconoce. “Me estaba volviendo autodestructiva”, dice la mujer que también ha sido dos veces campeona mundial en longitud (Helsinki 2005 y Pekín 2015) y bronce en Londres 2017 y que suma tres medallas en Mundiales en pista cubierta tanto en el salto como en 60 metros.
Ha sufrido otros períodos tormentosos. Antes de los Juegos de 2012 acusó a un compañero de college de haberla acosado y relató problemas con sus padres que le ocasionaron una demanda por parte de éstos, aunque finalmente la retiraron.
Bartoletta, que tiene 32 años y que nació en Elyria (Ohio) con el apellido Madison, está casada con John Bartoletta, pero en la actualidad está tramitando su divorcio. Tiene marcas extraordinarias: 10.78 en 100 metros (2016), 22.37 en 200 (2012), 7,17 en longitud (2016) y 7.02 en 60 metros en pista cubierta. En 4x100 comparte el récord mundial (40.82, en 2012) con Allyson Felix, Bianca Knight y Carmelita Jeter.
Tianna tiene también una faceta deportiva ajena al atletismo: practicó bobsleigh y llegó a ser tercera en una competición de la Copa del Mundo.

viernes, 29 de diciembre de 2017

ARTURO CASADO, EL ÚLTIMO CAMPEÓN DEL 1.500 SE RETIRA

JUANMA BELLÓN
AS.com

Se retira Arturo Casado (Madrid, 1983), el último campeón de 1.500 al aire libre, el ganador en Barcelona 2010 del tercer oro europeo español de la historia de la distancia tras Fermín Cacho (1994) y Reyes Estévez (1998), el grandullón que se dejaba la piel en la pista (Conan le llamaban tras algunas sesiones). “Era el momento, tuve muchas lesiones en los últimos tiempos que me mermaron. A los 34, toca dejarlo. Lo intenté, pero era una tras otra. Hacer tantos kilómetros y pesar 80 kilos acaba siendo traumático...”, dice honesto.
Y ahora toca evocar recuerdos. “Yo siempre quise ser campeón olímpico y no lo logré, pero estoy muy satisfecho, estuve en finales mundiales, acudí a los Juegos y el oro europeo en casa fue la culminación a mi carrera, llegué al máximo nivel y acabé la última vuelta en 51 segundos”, relata Casado, de Santa Eugenia y crecido con Arturo Martín en Moratalaz, que vivió años espectaculares del 1.500 con Higuero, Estévez, Olmedo, Gallardo, Diego Ruiz..., atletas que corrían entre 3:31 y 3:34: “Esa rivalidad ayudó a que todos mejorásemos y rindiéramos al máximo en la gran competición. Era otra época, en la que había un mayor nivel económico en el atletismo en comparación con ahora”.
Casado, con 1:44.74 en 800 y 3:32.70 en 1.500, fue un mediofondista atípico por esos “80 kilos”. “Mis cualidades físicas eran diferentes, pero lo suplí con ímpetu y corazón. Saqué partido a mi cuerpo al máximo. También por eso creo que mi carrera ha sido más corta. Yo siempre entrené mucho y no lo oculto. Intenté todo, unas cosas dieron beneficios y otras pasaron factura”, revela el madrileño, que idolatra a Coe, Ovett y a Higuero, “rival y amigo”.
Casado es azote del dopaje: “Es el cáncer del deporte, afecta, en el momento que te ganan y te roban. Y a nivel psicológico merma saber que el que está a tu lado hace trampas”. En los Mundiales de Helsinki 2005 vivió un palo así. Fue quinto y más tarde el oro (Ramzi) y la plata (Kaouch) dieron positivo. “Al menos tengo claro que a mi nadie me quitará mis éxitos. Quiero decir que el deporte no es robar, ni mentir, sino trabajar y conseguir las cosas por uno”, sigue Casado, que ahora vive en Tarancón, donde espera un hijo e investiga (hizo su tesis sobre atletismo en Kenia) y es profesor: “Investigar y el atletismo son mis pasiones”.

KEVIN LÓPEZ SE PASA AL 1.500


JUANMA BELLÓN
AS.com

Kevin López, plusmarquista español de 800 (1:43.73), escuchaba últimamente con frecuencia una pregunta: ‘¿Cuándo te vas a pasar al 1.500?’. El de Lora del Río, de 27 años, tiene respuesta: “Esta temporada lo haré, correré algún 800, pero voy con todo al milqui. Era la evolución que me tocaba, habíamos puesto fecha después de los Juegos de Río, pero como tuve una lesión decidimos posponerlo un año”. En la inminente pista cubierta hará su estreno en la distancia clásica del atletismo español y ya tiene programada una cita el 3 de febrero en Mondeville (Francia), pero podría debutar en enero “para coger sensaciones”. “La idea es lograr la mínima (3:39.50) de los Mundiales del Birmingham (1 al 4 de marzo) en milqui y correrlo en el Nacional. Salvo que fallara e hiciera un buen 800...”.
A nivel de entrenamientos, Pies Calientes (su apodo) confiesa que los planes de su técnico, el sabio profesor Paco Gil, “han variado poco”. “Nunca fui ochocentista puro y duro, con perfil de velocista. Es cierto que en pretemporada he pasado de hacer 100 kilómetros semanales a 150 y que he estado 42 días en altitud en Sierra Nevada, pero se trata, sobre todo, de un cambio de mentalidad, de poner atención al fondo. Lo que antes consideraba que podía ser un trámite, ahora lo veo más importante”, relata el atleta, cuyo nombre homenajea al piloto Kevin Schwantz, y que ha subido a la montaña granadina en períodos de 21 días. “Yo subo a altitud no para bajar y competir bien, sino para bajar y entrenarme bien. Y la verdad es que ha sido más sencillo todo cuando he tenido que hacer sesiones largas y de recuperaciones cortas”.
Hace seis días en la pista de San Pablo en Sevilla recibió un golpe de confianza en su nuevo proyecto tras un“sorprendente” 3.000 en 8:06.91. “No lo esperaba ni de coña, corro esa prueba cada año y desde 2013 me había retirado siempre, cuando llevaba algo más de 1.000 metros. Mis compañeros me decían que podía hacer un buen tiempo, pero yo tenía de marca 8:21. Me ha dado mucha confianza, porque aunque entrenes genial, hasta que no llegas con unos jueces y una foto finish no sabes si estás en forma”, relata Kevin, con 3:38.30 en 2013 en el 1.500, que ya había hecho algunos experimentos en años anteriores con el milqui: “Pero lo hice un poco por jugar, sin centrarme demasiado, al mínimo cansancio desconectaba y paraba. Yo necesito presión y correr con cierta tensión”.
En la nueva distancia ve pros y contras: “Correr rápido creo que será el menor de los problemas. El tema es que hay que acomodarse a pruebas con tácticas diferentes. Lo que no sé es cómo responderé a cambios largos de 500 metros, pero no tengo miedo y creo que tendré cierta ventaja en la colocación en las pruebas, será diferente a la locura del 800, donde puedes estar muy fuerte y caer eliminado en primera ronda”. También su rush final puede ser una ventaja, cuando se encuentre con los hombres fuertes de una prueba, que salvo por Mechaal (que correrá distancias superiores), no pasa por su mejor momento en España: “Es verdad que antes había 4 o 5 tíos en 3:32, pero sí que hay mucho nivel medio alto con gente de nivel como David Bustos, Marc Alcalá, Alberto Imedio, Llorenç Sales… y chavales jóvenes como Adri Ben, Ignacio Fontes".
Un buen momento para él puede llegar en agosto en los Europeos al aire libre de Berlín en 2018: “Como Arturo Casado, que se acaba de retirar y es un modelo porque tiene una forma de ver el deporte parecida a la mía, tengo claro que para ser bueno en 1.500 has de tener un gran 800. Sé que en el ocho funciono y que esta es una apuesta arriesgada, pero tenía claro que no me podía acomodar, si lo seguía dejando no iba a dar el paso. Además, si veo que no hago menos de 3:50 pues siempre podré volver al 800”.

domingo, 24 de diciembre de 2017

FRENAZO EN LOS 100 METROS, Y NO SOLO POR USAIN BOLT

ÁNGEL CRUZ
AS.com

Usain Bolt hizo la peor temporada de su vida, justo en su despedida del atletismo, y los 100 metros se desplomaron en todos los parámetros estadísticos. Pero El Relámpago no es el único culpable. Todas las grandes estrellas de hace muy poco están en franco retroceso: Asafa Powell, Tyson Gay, Yohan Blake... Los dos primeros ni siquiera se clasificaron para los Mundiales de Londres.
Y los velocistas emergentes están lejos de poder igualarse con ellos, por el momento. El más relevante es el norteamericano Christian Coleman, de 21 años, que lidera el ranking mundial con 9.82. Un buen registro, sin duda, pero que le señala negativamente como el peor (menos bueno) de las listas mundiales desde 2004, año en el que Gatlin fue el mejor de la temporada con tres centésimas más.
Su registro queda muy oscurecido no sólo ante el récord mundial de Bolt (9.58), sino frente a las marcas de Tyson Gay y Yohan Blake (ambos, 9.69) o Asafa Powell (9.72).
A favor de Coleman cuenta su edad, esos 21 años, pero no parece un hombre capacitado para acercarse a los registros de estos atletas, que han protagonizado la Edad de Oro de la velocidad mundial, como la ha calificado el propio Usain.
En los Mundiales, el gran escaparate del atletismo, venció Justin Gatlin (35 años, con doble antecedente por dopaje y esta semana salpicado por otro escándalo), con una marca que, visto lo que se ha visto en los últimos años, no deja de ser una nimiedad: 9.92. El mismo que Yohan Blake en Daegu 2011, ganador tras la escapada apoteósica de Bolt. Hay que retroceder a París 2003 para encontrar un campeón de los 100 metros más lento: Kim Collins, de Saint Kitts & Nevis, que se coronó con 10.07.
En la media de los diez mejores atletas de cada temporada también ha habido una zancada atrás. En 2017 se consiguió un promedio de 9.91, el más flojo desde 2007 (9.94) y muy lejos de la época dorada: 9.83 en 2012 y 2011. Distancias abismales.
Bolt se ha retirado, Tyson Gay y Asafa Powell no tardarán en hacerlo, Yohan Blake es difícil que vuelva a su nivel. ¿Y los jóvenes? Siguen estando muy lejos de sus mayores.

Los ganadores de los Mundiales
Londres 2017-Justin Gatlin (EE UU) 9.92
Pekín 2015-Usain Bolt (Jam) 9.79
Moscú 2013-Usain Bolt (Jam) 9.77
Daegu 2011-Yohan Blake (Jam) 9.92
Berlín 2009-Usain Bolt (Jam) 9.58
Osaka 2007-Tyson Gay (EE UU) 9.85
Helsinki 2005-Justin Gatlin (EE UU) 9.88
París 2003-Kim Collins (SkN) 10.07
Edmonton 2001-Maurice Greene (EE UU) 9.82
Sevilla 1999-Maurice Greene (EE UU) 9.80
Atenas 1997-Maurice Greene (EE UU) 9.86
Gotemburgo 1995-Donovan Bailey (Can) 9.97
Stuttgart 1993-Linford Christie (GBr) 9.87
Tokio 1991-Carl Lewis (EE UU) 9.86
Roma 1987-Carl Lewis (EE UU) 9.93

Helsinki 1983-Carl Lewis (EE UU) 10.07