jueves, 18 de julio de 2024

HUGO GONZÁLEZ: "ESTOY LISTO PARA LA GUERRA"


JOSÉ RODRÍGUEZ

Hugo González de Oliveira (Palma de Mallorca, 1999) afronta sus terceros Juegos en un momento clave. En Río, debutó siendo un niño y, en Tokio, saboreó una final olímpica. Ahora, luchará por todo. Actual campeón del mundo del 200 espalda, con la segunda y cuarta mejores marcas del año en esta prueba, dice adiós a su vida en Estados Unidos para regresar a España. Pero antes, se examina en París...

Pregunta. ¿Cómo está? ¿A unos días de competir, piensa en todo lo recorrido hasta aquí?

Respuesta. Es mejor no darle tantas vueltas, pero si lo piensas, dos semanas son muy poco tiempo tras todos estos años. Estoy lleno de ganas, ilusión y con ganas de dejar de pensar y estar listo para la guerra.

P. ¿Tolera mejor la presión previa a la competición que el ciclo anterior?

R. Sí. No hay que estar pendiente de entrenamientos, maletas, viajes, concentraciones... A medida que se acerca, todo es más fácil, incluso en el agua porque toca descansar un poco.

P. Viene de la última concentración en Andorra, ¿cómo se lima algo de tiempo a estas alturas?

R. Ha sido una fase muy importante. En mi prueba (200 espalda) estamos cuatro nadadores en seis décimas y eso hace que cualquier detalle cuente.

P. ¿Y en qué se puede mejorar?

R. Mira, esta mañana, haciendo series, si acababan las centésimas en 02 ó 03, me molestaba mucho más que si era 1:59.98. Quiero superar cualquier barrera, tengo que cuidar todo al máximo y convertir cada entrenamiento en una competición.

P. ¿Qué detalles cuida más obsesivamente?

R. La comida, no. Diría que el sueño y el tiempo que camino. Vamos a competir muy tarde, las finales son sobre las 20.30, el autobús hasta la Villa tarda 40 minutos y me importan mucho el descanso y el tiempo que paso caminando, porque mi prueba castiga mucho mis piernas.

P. Más allá de los horarios (las series y semis de 200 estilos son el mismo día que la final de 200 espalda), ¿va a por todo en las tres pruebas?

R. Sí, llevo mucho tiempo con ellas y si finalmente toca ajustar horario, lo ajustaremos [en los Mundiales de Doha ya descartó pruebas]. Viene bien preparar todo por si acaso. El plan B no puede ser un plan B, tiene que ser un plan A.1. Hay que dar todo en 100 espalda, en 200 y luego en estilos.

P. Este año ha pasado del 1:55.30 que le dio el oro mundial al 1:54.51 de los Trials españoles, ¿se puede bajar más aún?

R. Sí, se puede. El 1:54 fue en una competición preparatoria (los Nacionales) y yo me llevé una gran sorpresa. Ahora queremos más. Doha y Mallorca salieron mejor de lo esperado, pero en ninguna dimos todo. No me depilé, no tomé cafeína... podemos rascar más. La preparación está enfocada solo a los Juegos.

P. Hay pelo, ¡pero muy poco! Cuánto puede frenarte, ¿una milésima o ni siquiera? (risas)

R. No sé decirte, pero es tanto físico como sensaciones mentales. Noto el agua muy diferente si me acabo de depilar. Con el café, me pasa igual, me siento diferente. Hay margen por eso, por la adrenalina de los Juegos y porque es la última competición de la temporada.

P. ¿Cuánto influye que sus dos grandes rivales sean tus compañeros de entrenamiento? [Murphy y Jones forman parte de su grupo en California]

R. Mucho. Pero para bien. Ayuda mucho haber pasado el año con gente que va a estar ahí. Durante dos minutos van a ser rivales y tengo que usar su recuerdo para ser mejor. Me imagino qué tiempos estarán haciendo ellos y eso me obliga a motivarme.

P. ¿Se cruza mensajes con el que será su gran rival en la carrera de su vida?

R. Tuve que escribir a Jackson Jones, el más joven, que se metió en el equipo bajando su marca tres segundos y su respuesta fue: gracias, pero me has ganado por una décima [risas]. Tiene el partido de vuelta en París. El sueño más bonito tiene que ser estar los tres en el podio y dejar al resto mirando. Llegamos siendo un grupo.

P. Terceros Juegos. Ya tiene la experiencia del debut, de una final olímpica, llega como campeón del mundo... ¿llegan en el momento perfecto? ¿Son tus Juegos?

R. Sí. He pasado seis años en el mejor equipo de natación del mundo (California). Por edad, 25 años, es el momento perfecto. Toca exprimir todo. No puedo quejarme de nada.

P. ¿Falta esa medalla para redondear su carrera?

R. Nunca llegué a soñar con una medalla olímpica. Pensaba en un campeonato internacional. Y ya tengo en Europeos y Mundiales. He tenido que recrear mis propios sueños porque he logrado todo lo que quería. Acabar con una medalla olímpica... Bueno, no acabaría, tendría que seguir. Sería sorprender al Hugo de 15 años, que creía que el límite era mucho más bajo del que es.

P. ¿Acabar? ¿Tan cerca lo ve? Vuelve a España, pero ¿después de París, qué?

R. Ni lo sé. No lo he pensado aún. Seguramente siga nadando. Cierro una etapa en Estados Unidos pero me gustaría probar cómo es practicar este deporte en España. Solo estuve aquí hasta los 18 y no puedo saber cómo se compite aquí. Cierro mi etapa allí y ahora no puedo pensar en eso.

P. ¿Pero le veremos en Los Ángeles?

R. A nivel físico no sería complicado clasificar. Lo que no sé es qué pinta tienen los próximos cuatro años, puede pasar de todo. Igual llega hasta una mejor versión. Puede que siga peleando por podios o que quiera participar. Todo depende de cómo esté la cabeza.

P. Cambio de residencia... y de técnico, supongo.

R. Con Dave Durden se acabó. Han sido los mejores años que he tenido y he aprendido muchísimo. Al volver a España ya sería con mi entrenador español y seguir mi plan aquí.

P. Imagínese: llega a la final olímpica. 200 espalda, ¿qué se piensa? Eso ya lo ha vivido...

R. Intentaré no pensar en nada, que no parezca una final. Ya sé lo que es y físicamente voy a llegar bien. El objetivo es que la cabeza no juegue una mala pasada e ir de menos a más. Si me ganan, que sea por mucho. No por décimas.

P. Siempre dio mucha importancia a que el deporte no condicionase su vida. ¿Se consigue?

R. El deporte no es el centro de mi vida. Si vuelvo siendo campeón olímpico, mi vida no va a cambiar. Y si vuelvo siendo sexto, tampoco va a cambiar. La palabra Juegos Olímpicos lo cambia todo, pero todo lo demás es igual.

P. ¿Para ganar medalla hay que bajar la marca de 1:54.50?

R. Sí. Es muy buena marca, que pensé que nunca haría, pero una vez hecha, hay que bajar más.

P. Sergi López, Martín López Zubero, Nina Zhivaneskaia, Mireia Belmonte... ¿y, ahora, Hugo González?

R. Sería un honor estar en esa lista. Ya se ha hecho. Si ellos lo han conseguido, por qué no una vez más.

P. Le he escuchado decir: "No tengo tiempo libre". ¿Necesita más?

R. Es que entreno cinco horas, pero si no puedo estar de pie mucho tiempo ni salir a tomar algo y tengo que estirar, ir al fisio, descansar unas determinadas horas... todo ese entrenamiento invisible absorbe. Necesito unas buenas vacaciones después de los Juegos. Este año empecé dos meses más tarde de lo habitual y ha ido genial. Es necesario desconectar cuando se puede.

P. ¿Y qué hace?

R. Olvidarme de que soy deportista. No pienso lo que como, a qué hora duermo, estoy con mis amigos. Apago redes sociales y me olvido del deporte.

P. Si en la Villa solo tiene la oportunidad de hacerse un selfie, ¿con quién?

R. Nadal. Es uno de los más grandes y de mi tierra (Mallorca). Me envió una felicitación tras ser campeón del mundo en Doha y fue la que más ilusión me hizo.

P. ¿Y si solo puede escaparse a ver una prueba?

R. El dobles de Nadal y Alcaraz.

lunes, 15 de julio de 2024

RÉCORD DE EUROPA DE FEMKE BOL, QUE AVISA A McLAUGHLIN

BEGOÑA FLEITAS

Espectáculo, plasticidad en el salto de cada valla, solvencia... y récords. Femke Bol hizo historia este domingo al situar el récord de Europa de los 400 metros vallas en 50.95 en la reunión de La Chaux-de-Fonds. La campeona de Europa se convierte así en la segunda mujer de la historia en bajar de los 51.00 segundos, sólo por detrás de la estadounidense y plusmarquista mundial, Sydney McLaughlin.
Bol mejoró notablemente su marca personal, que había establecido en 2023 en Londres en 51.45, y sumó así la tercera mejor marca de siempre, después del récord del mundo (50.65) y los 50.68, ambos de McLaughlin. El duelo entre ambas atletas se antoja espectacular en los próximos Juegos Olímpicos de París, ya que la marca de Bol la deja más cerca (3 décimas) del registro universal.
La neerlandesa, doble campeona del mundo y bronce en los Juegos de Tokio, está pulverizando numerosos récords. Ha mejorado de nuevo el registro continental y en esta temporada invernal, por ejemplo, superó el récord universal de los 400 metros 'short track' con 49.17.
Ya el pasado año, el entrenador de Bol, Laurent Meuwly, aseguró en una entrevista a MARCA que la neerlandesa estaba "en condiciones de plantar cara a McLaughlin este verano". Después la estadounidense fue baja en el Mundial, pero sin duda los registros de Bol la acercan cada vez más a su rival. Los Juegos Olímpicos serán el próximo gran capítulo de la rivalidad entre ambas.

jueves, 11 de julio de 2024

LYLES, CROUSER Y McLAUGHLIN ENCABEZAN EL POTENTE EQUIPO DE ESTADOS UNIDOS PARA PARÍS 2024

BEGOÑA FLEITAS

El velocista Noah Lyles, bronce en Tokio 2020, el lanzador Ryan Crouser y la vallista Sydney McLaughlin, dobles campeones olímpicos, encabezan la lista de más de 100 atletas que conforman el equipo de Estados Unidos en los próximos Juegos Olímpicos en el Stade de France en Saint Denis.

Estados Unidos dominó el medallero en los últimos dos Campeonatos del mundo, con 33 medallas en Oregon'22 y 29 podios en Budapest, incluidas 12 de oro. Además de Crouser y McLaughlin, otros dos campeones olímpicos defenderán su título en París: Katie Moon, en pértiga, y Valarie Allman, en disco.

Lyles, como ya hizo en Tokio, buscará de nuevo el oro olímpico que aún no tiene, mientras que Sha'Carri Richardson, campeona del mundo de 100 metros, hará su debut en unos Juegos, después de que se perdiera los de Tokio por su sonado positivo por cannabis tan sólo unas semanas antes, una sanción que le impidió competir en la máxima cita olímpica.

Además, el velocista Christian Coleman, que no se clasificó en la prueba individual, ha sido seleccionado para el grupo de relevos 4x100, mientras que el fenómeno que ha destacado desde la escuela secundaria Quincy Wilson, plusmarquista mundial sub-18 en los 400, está en el relevo 4x400. Wilson es el atleta masculino más joven en formar parte de la lista de atletas olímpicos de EE.UU.

martes, 9 de julio de 2024

RÉCORDS MUNDIALES DE ATLETISMO DEL SIGLO XX

FERNANDO M. CARREÑO

Pese a que el récord del mundo de altura de Yaroslava Mahuchich ha reducido la lista de plusmarcas universales que datan del siglo XX, todavia sigue siendo apreciable la lista de las que figuran en las tablas desde hace décadas. Tanto en aire libre como en pista cubierta y ciñéndonos a pruebas 'olimpicas' o de disputa en Mundiales, son todavia 25 los récords vigentes conseguidos en la pasada centuria. El más veterano está próximo al medio siglo: En 1977 la checoslovaca Helena Fibigerova estableció, con 22,50, el récord del mundo de lanzamiento de peso aún vigente.

Los récords más veteranos son, en su mayoría femeninos: de los años 80 datan 9 al aire libre y uno en pista cubierta -además del citado de 1977- por cinco masculinos, tres al aire libre y dos 'indoor'. Las plusmarcas femeninas son en su mayor parte de atletas del antiguo Bloque del Este (entre ellas están los 47.60 de la alemana oriental Marita Koch en 400 metros (1985) o los 7,37 'indoor' de su compatriota Heike Dreschler en longitud) pero también las hay de leyendas del atletismo estadounidense: de 1988 datan los récords del mundo de 100 y 200 metros de Florence Griffith y los 7.291 puntos de Jackie Joyner en heptatlon.

A Jarmila Kratochvilova le queda un récord del mundo: los 1:53.28 en 800 que estableció el 26 de junio de 1983.

El debate sobre la influencia del dopaje en las plusmarcas al menos anteriores a Seúl 88, cuando el escándalo del positivo de Ben Johnson puso en primer plano un problema que se sabía latente es, ya, irresoluble: ningún récord se anuló por revelaciones a posteriori.

RÉCORDS DEL MUNDO DE ATLETISMO MÁS ANTIGUOS

Hombres Aire libre

1500 m 3:26.00 Hicham El Guerrouj (MAR) 14/7/1998

Longitud 8,95 Mike Powell (USA) 30/8/1991

Triple salto 18,29 m Jonathan Edwards (GBR) 7/8/1995

Salto de altura 2,45 m Javier Sotomayor (CUB) 27/7/1993

Martillo 86,74 m Yuri Sedykh (URS) 30/8/1986

Jabalina 98,48 m Jan Zelezny (RCH) 25/5/1996

4 × 400 m 2:54.29 USA (Valmon-Watts-Reynolds-Johnson) 22/8/1993

Mujeres aire libre

100 m 10.49 Florence Griffith (USA) 16/7/1988

200 m 21.34 Florence Griffith (USA) 29/9/1988

400 m 47.60 Marita Koch (RDA) 6/10/1985

800 m 1:53.28 Jarmila Kratochvílová (CHE) 26/07/1983

Altura 2,09 m Stefka Kostadinova (BUL) 30/8/1987

Longitud 7,52 m Galina Chistiakova (URS) 11/6/1988

Peso 22,63 m Natalya Lisovskaya (URS) 7/6/1987

Disco 76,80 m Gabriele Reinsch (RDA) 9/7/1988

4 × 400 m 3:15.17 URS (Ledovskaya, Nazarova, Pinigina, Bryzgina) 1/10/1988

Heptatlón: 7.291 puntos Jackie Joyner-Kersee (USA) 23-24/9/1988

lunes, 8 de julio de 2024

RÉCORD DEL MUNDO DE KYPIEGON EN 1.500 METROS

TOMÁS CAMPOS

Kipyegon, que en estos Juegos buscará su tercer oro olímpico en los 1.500, tenía el objetivo de 'responder' a esos 3:50.30 del pasado 20 de abril de la etíope Gudaf Tsegay, la mujer que le había arrebatado la plusmarca mundial de los 5.000 metros apenas tres meses después de batirlo ella misma. Tsegay correrá en los Juegos los 1.500, los 5.000 y los 10.000 metros y se presenta como gran rival de Kipyegon.

Venía aquí simplemente para correr mi carrera y ver en qué forma estoy para defender mi título en los Juegos Olímpicos

La keniana, que volvía al escenario donde había logrado su efímero récord mundial de los 5.000 metros el pasado año, se puso en cabeza al paso de los 800 metros (2:04) con la única compañía de la australiana Jessica Hull, una mujer de 3:55 que aguantaba el infernal ritmo de la compañera de entrenamientos de Eliud Kipchoge.

Kipyegon ni se inmutó y fue acelerando el ritmo hasta soltar a la oceánica en la contrarrecta de la última vuelta, para entrar en la recta final con la posibilidad de batir su propio récord mundial del pasado año en el estadio Luigi Ridolfi de Florencia, cuando se convirtió en la primera mujer en romper la barrera de los 3:50.

Esther Guerrero, segunda española de siempre

Al final, la keniana se imponía con un crono de 3:49.04, batiendo por siete centésimas su plusmarca. Hull era segunda con 3:50.83 y se situaba quinta en el ranking histórico, en una carrera en la que las ocho primeras lograron su marca personal. Laura Muir, sin ir más lejos, fue tercera con récord británico (3:53.79).

"Sabía que el récord mundial era posible porque recientemente corrí muy rápido en Kenia", aseguró Kipyegon, que había hecho 3:53.98 en los trials olímpicos kenianos. "Venía aquí simplemente para correr mi carrera y ver en qué forma estoy para defender mi título en los Juegos Olímpicos", añadió. La respuesta ha sido contundente...

Duodécima era Esther Guerrero con un registro de 3.59.74. La catalana, de 34 años, es apenas la segunda española que baja de los cuatro minutos tras Natalia Rodríguez, que tiene el tope nacional desde 2005 en 3:59.51.

HISTÓRICO RÉCORD MUNDIAL DE SALTO DE ALTURA DE MAHUCHIKH

TOMÁS CAMPOS

La ucraniana Yaroslava Mahuchikh ha dado lustre al Meeting de París, octava cita de la Diamond League, con uno de esos récords del mundo que rompen una mítica barrera, en este caso los 2,10 metros. La ucraniana ha batido así la plusmarca de la histórica Stefka Kostadinova. La búlgara se impuso en el Mundial de Roma de 1987 con 2,09, una altura que ha sido el tope mundial femenino durante casi 37 años.

Mahuchikh, bronce olímpico en Tokio 2020 y campeona mundial el pasado año en Budapest, empezó su concurso superando a la primera el listón sobre 1,92 metros. Ya sobre 1,95 necesitó dos intentos y luego superó a la primera 1,98.

La ucraniana pudo a la segunda con 2,01 y 2,03, altura en la que se quedó en solitario tras los tres fallos de la australiana Nicola Olyslagers. En ese momento, Mahuchikh pidió 2,07, un centímetro más que su marca personal, pasando el listón a la segunda con algo de margen.

Era el momento de subir la apuesta y Mahuchikh pidió esos 2,10 con los que no habían podido otros mitos de la altura femenina como la sueca Kajsa Bergqvist, o la croata Blanka Vlasic, segundas hasta hoy en el ranking mundial de todos los tiempos con 2,08.

La ucraniana, de 22 años, volaba arqueando su espigado cuerpo (1,80) para superar el listón en su primer intento, estallando de alegría por un récord con el que muy pocos contaban, por no decir nadie, en el Estadio Charléty de la capital gala.

"Al comenzar esta competencia, tenía la sensación de que podía saltar 2,07 metros y tal vez 2,10. Finalmente, inscribí a Ucrania en la historia del atletismo mundial", declaró Mahuchikh en la misma pista tras su récord mundial.

jueves, 4 de julio de 2024

POR PRIMERA VEZ, MÁS MUJERES QUE HOMBRES EN LA SELECCIÓN ESPAÑOLA PARA PARÍS

FERNANDO MIÑANA

María Pérez y Álvaro Martín y los saltadores Ana Peleteiro y Jordan Díaz lideran una selección española de atletismo para los Juegos Olímpicos de París (del 1 al 11 de agosto, en el caso de este deporte) con 57 atletas en la que, por primera vez en la historia, habrá más mujeres (31 mujeres) que hombres (26). El seleccionador nacional, Pepe Peiró, anunció el equipo y eludió hablar de medallas ni puestos de finalista, pero sí mostró un moderado optimismo. “La demostración de nuestros atletas en La Nucía (la localidad que acogió el pasado fin de semana el Campeonato de España) nos hace pensar que vamos a llegar a París con un nivel alto de competitividad”.

España tendrá un equipo algo descompensado. Una selección con muchos corredores y marchadores, y pocos saltadores o lanzadores (dos y dos), una vieja carencia de nuestro atletismo que se ha acentuado en 2024. A cambio, también por primera vez en la historia olímpica, la selección presentará tres equipos de relevos: 4x100 de mujeres y 4x400 femeninos y masculinos.

María Pérez, pese a que ha tenido algunos problemas físicos esta temporada, y Álvaro Martín son dos de las grandes bazas de España en París. Son los vigentes campeones del mundo y en estos Juegos Olímpicos tendrán, además de los 20 kilómetros marcha, un relevo mixto de 42,195 kilómetros —la distancia de un maratón— formado por un hombre y una mujer en el que cada uno hará dos postas. España presentará dos relevos, que no se decidirán hasta que llegue la competición. Ahí puede estar, o no, la segunda unidad de grandes marchadores españoles, con Paul McGrath o Cristina Montesinos a la cabeza.

Las otras opciones de medalla habrá que buscarlas en el foso del triple salto, donde competirán los dos flamantes campeones de Europa: Ana Peleteiro y Jordan Díaz, el cubano nacionalizado español que en Roma se convirtió en el líder mundial del año con aquel despampanante salto que le dio la victoria (18,18). Aunque también habrá margen para la sorpresa con algunos de los atletas destacados en La Nucía (Alicante). Como es el caso de Mohamed Attaoui, el cántabro de Torrelavega, de 22 años, que entrena entre Saint Moritz (Suiza), la sede de su equipo, y la pista de La Albericia, en Santander. El mediofondista se impuso en la final de 800 más dura de la historia, con campeones mundiales y de Europa como Mariano García, una de las grandes ausencias en París, Adrián Ben o Álvaro de Arriba, además de la nueva sensación de la distancia, Josué Canales, un joven nacido en Honduras que el 28 de junio recibió la autorización internacional para competir por España, que superó a cuatro rivales en la recta para acabar segundo por delante de Ben y el resto. Attaoui, Canales —ambos nacidos en 2001— y Ben, uno que ya ha sido finalista olímpico, han sido los elegidos.

Otro que maravilló en La Nucía fue Quique Llopis, que arrasó en la final de 110 metros vallas con un tiempo de 13,09s que es la segunda mejor marca española de todos los tiempos y la octava mejor del mundo en 2024. El valenciano atraviesa un estado de forma insultante y solo se enfrentará en París a tres de los seis estadounidenses que figuran por delante suyo en el ranking mundial del año. La terna, eso sí, bajó de los 13 segundos en los Trials celebrados en Eugene (Oregon) hace unos días.

Otro de los que destacó en el Campeonato de España fue Thierry Ndikumwenayo, quien, como Adel Mechaal (1.500 y 5.000), doblará prueba y correrá los 5.000 y los 10.000, la distancia en la que ganó la medalla de bronce en el Europeo de Roma y en la que, a priori, puede tener más opciones de lograr un buen resultado en París.

La RFEA (Real Federación Española de Atletismo) estableció para estos Juegos unos criterios de selección que incluían una marca de competitividad propia para aquellos atletas que no hubieran logrado la mínima de World Athletics, la federación internacional, esta temporada. Eso ha dejado fuera de la selección a Víctor Ruiz y Pol Retamal, que estaban igual que el decatleta Jorge Ureña, con quien sí se ha hecho una excepción. “Es una sensación rara. Es un alivio y estoy súper contento, pero a la vez estoy triste por Víctor y Pol, que estaban igual que yo”, dijo el atleta de Onil poco después de conocerse la lista de 57 españoles, la más amplia desde Londres 2012. La selección podría crecer si antes del fin de semana se produce alguna baja o renuncia de los atletas que están por delante de los españoles que se han quedado a las puertas de entrar por ranking.