jueves, 27 de febrero de 2014

UNA PERLA EN VALENCIA


BEGOÑA FLEITAS
MARCA.com

Un paseo con su padre por la orilla del Turia cambió la vida de Fátima Diame. Tenía 10 años y en aquel recorrido junto a su progenitor, de origen senegalés, vio a unos chavales practicando atletismo. Le gustó y quiso apuntarse. Eran las escuelas del club Valencia Terra i Mar, donde pronto apreciaron las aptitudes innatas de la joven para el atletismo. Esas cualidades le han permitido revolucionar los Nacionales absolutos, en los que se ha proclamado campeona de España en longitud y 60 metros con apenas 17 años. Sólo Sandra Myers, en 1988, había firmado igual doblete, pero ya no competía en categoría júnior.
En sus inicios, sobre todo en sus dos primeros años como infantil, estuvo a las órdenes de Martina de la Puente, otrora plusmarquista nacional de peso. Pero Diame era rápida y ágil, no se le daban bien los lanzamientos.«Al principio practican todas las disciplinas», recuerda Rafa Blanquer, su actual entrenador: «Sin embargo, apenas lanzó.Era muy delgada y casi no podía con los artefactos».
En la lógica evolución por categorías, la joven trabajó después a las órdenes de Manolo Arnás, director de la escuela. Durante esos años, Diame se proclamó campeona de España cadete de 100 vallas y ya saltaba 5,44 en longitud. El diamante en bruto empezaba a brillar, sólo hacía falta pulir sus cualidades. «Parece que ha nacido para correr y saltar», analiza Rafa Blanquer, con quien se entrena desde hace dos años, ayudado en ocasiones por su hijo, ahora director técnico del club:«Es alta, delgada, quizás frágil, pero a la vez fuerte y rápida. Posee todos los ingredientes para convertirse en una grandísima atleta».
Las primeras muestras solventes de ello las dio el pasado fin de semana, en elNacional absoluto de Sabadell.Era su debut en un torneo de esta categoría, pero no le afectó.Al contrario. Hizo historia al ganar las finales de longitud y 60 metros, segundo doblete en estas pruebas, único en categoría júnior: «Además del aspecto físico, tiene mucha fuerza mental. Tras la longitud estaba realmente cansada y supo rehacerse, al igual que en las series del domingo.Sabía que iba con la mejor marca del año en 60 metros y que tenía que ir a por todas».

Una evolución por llegar
Durante los siete años que lleva en el club,Fátima Diame, que ahora compagina el atletismo con sus estudios de 4º de la ESO, ha brillado gracias a las cualidades innatas que desarrolla para el atletismo. El margen de mejora es aún muy amplio y es el físico la parcela quizás menos trabajada por su edad. «Sólo tiene 17 años y su físico está por formar», explica Blanquer:«Se entrena con cinturones, con su propio peso corporal, apenas trabaja con kilos, muchos menos de los que le correspondería por su categoría.Así que en esta faceta la evolución podría ser importante cuando empecemos a trabajarlo de forma específica».
Fátima, que piensa en la criminología como futura profesión, disfruta con el atletismo, casi un juego en el que se desenvuelve a la perfección. «Me gusta todo, la competición, el ambiente que rodea a los compañeros. Lo paso muy bien», asegura la atleta.
Aunque ha despuntado enSabadell, seguirá compitiendo en los campeonatos de su categoría, por lo que el objetivo al aire libre es el Mundial júnior. Las fechas coinciden con elNacional absoluto, por lo que apostará por la salida internacional. «Está en el camino de hacer algo muy importante en el atletismo, pero debe ir creciendo y madurando poco a poco», apunta Blanquer.
Si las lesiones la respetan, los destellos de Fátima Diame en el Nacional la colocan como uno de los estandartes del relevo generacional del atletismo español.