martes, 6 de septiembre de 2016

"BRUNO HORTELANO HARÁ VIDA NORMAL EN DOS MESES"

El País.com

La carrera de Bruno Hortelano no está en peligro. Las primeras informaciones proporcionadas por Emergencias en la mañana del lunes tras el accidente hacían presagiar lo peor al hablar de una mano derecha en estado “catastrófico y con riesgo de amputación”. La tensión se fue calmando con el paso de las horas. Hortelano fue operado por la tarde en el hospital 12 de octubre, le reconstruyeron los extensores de cuatro dedos, todos menos el meñique, del que perdió la falange, y le salvaron la mano y su prometedor futuro como velocista.
“Para su futuro deportivo y profesional en el tipo de actividad que él hace no debería tener ningún tipo de consecuencia, podría hacerla exactamente igual. En un plazo de dos meses próximamente podría estar haciendo una vida prácticamente normal”, aseguró a EL PAÍS Rafael Delgado Velilla, jefe de sección de Traumatología del Hospital La Luz - Quirónsalud. El estado de su mano no influirá en la salida, momento de la carrera en la que los velocistas más necesitan de ella. “El hecho del apoyo en la salida no tiene porqué influirle en su rendimiento. La mano siempre es lenta porque todos los elementos que conforman la mano son pequeños”, explicó Rafael Delgado, experto en cirugía de la mano.
La Guardia Civil ha confirmado que el primo del Hortelano, conductor del vehículo en el que Bruno sufrió el accidente, duplicaba la tasa de alcoholemia cuando se le realizó la segunda prueba. El familiar del atleta nacido en Australia dio 0,53 miligramos de alcohol por litro de aire expirado cuando el límite máximo permitido es de 0,25. Además, este periódico pudo confirmar que el campeón de Europa en los 200 metros no llevaba puesto el cinturón de seguridad en el momento del impacto y que llevaba la mano dañada por fuera de la ventanilla.