domingo, 3 de noviembre de 2013

BOLT: "EN PEKÍN PODÍA ELEGIR LA MUJER QUE QUISIERA"

Usain Bolt, en una imagen promocional.


DAVID PALOMO
El Mundo.es

Usain Bolt no tiene la costumbre de callarse cuando le ponen un micrófono delante. Y menos aún si se trata de contar su vida. La publicación alemana BamS desvela extractos de la autobiografía del récordman jamaicano en las que éste no se muerde la lengua. "Tengo una relación muy estrecha con mis padres, puedo hablar de todo con ellos. Y sé que cada vez que les llamo por teléfono tarde o temprano saldrá el tema de la vida sexual, sobre todo si es papá con quien hablo. Da igual que charlemos de coches o del tiempo, siempre es lo mismo. 'Hola, hijo. ¿Todo va bien? Tú madre y yo estamos muy bien. Y de momento no paramos de darle caña al asunto', suele ser el tema de conversación", revela el jamaicano en su libro.
En Pekín, entró en la lista de los hombres más rápidos del planeta tras conseguir sendas medallas de oro en 4x100 (37.10), 200 (19.30) y 100 metros (9.69). Por aquel entonces todavía no era la estrella mediática en la que se ha convertido hoy en día, sin embargo, el propio Usain no tardó en descubrir los efectos de la fama: "Después de mi éxito en los Juegos Olímpicos de Beijing se me tiraban a los pies. Me invitaban a fiestas y podía elegir a las chicas que quisiera. Era algo así como: '¿Ésta? ¿O quizá ésta? No, tú, vente conmigo'. Fue un sueño hecho realidad. Yo tenía 22 años recién cumplidos y me daba la impresión de estar en una tienda de chucherías".
A su edad reconoce que su entrenador tuvo un papel muy importante para que no perdiera la cabeza y siguiera cosechando éxitos. No obstante, no pudo entrar en todos los aspectos de su vida. "Me quiso prohibir tener sexo. Pero si le hubiera hecho caso, me habría vuelto loco. Yo lo tenía claro: para ser rápido y ganar hay que darle caña".
Entre esas noches de locura que vivió el Jamaicano, tuvo la oportunidad de pasar una de ellas junto a Heidi Klum y Sandra Bullock. Sin embargo, y a pesar de todo lo que se ha publicado, el jamaicano admite que no paso nada. "Yo estaba de gira promocional en Hollywood y me preguntaron si podían venirse con nosotros de fiesta. Se habían arreglado, estaban muy guapas. Nos lo pasamos genial, bailamos y bebimos champán. Pero poco más. Ojalá hubiera ocurrido algo. ¿Quién se atreve a darle calabazas a Heidi y Sandra?".
Por último, Bolt también habla de cómo era su vida antes de convertirse en la estrella que hoy es. Sus orígenes fueron humildes y reconoce que en Jamaica es normal que los hermanos sean de madres diferentes. También que coqueteó con los 'porros'. "Los probé, pero me pareció asqueroso y me arrepentí de inmediato". Además, no descarta jugar al fútbol en el futuro. Cree que tiene potencial y que se merecería una prueba. Apunta a la Premier. "Todo el mundo se merece una oportunidad, ¿no?".

1 comentario:

Mundsocks dijo...

Desde luego si este hombre se lanza al fútbol y lo hace bien sería ya el colmo... Para siempre quedarán ya en la memoria esos carrerones que ha hecho (yo a veces los vuelvo a ver en youtube). Un saludo desde Burgos!