viernes, 29 de abril de 2016

KIPROP: "LOS FONDISTAS EUROPEOS NECESITAN VENIRSE A ÁFRICA"


ALEJANDRO DELMÁS
AS.com

—Después de firmar los tres últimos títulos mundiales de 1.500 en sucesión, más el oro olímpico en 2008, quizá usted mejor que nadie pueda responder a la pregunta de cómo se ha instalado esta superioridad abrumadora de Kenia y los países africanos en medio y gran fondo...

—Es por un conjunto de circunstancias. Los sitios y ciudades donde nacemos y vivimos en África, las condiciones de altitud... vamos y venimos corriendo a casa, a la escuela. Y siempre entrenamos y hacemos las cosas con nuestros objetivos. Por ejemplo, si vamos a tener una prueba importante en Mónaco, donde yo siempre corro bien, en las semanas anteriores intentamos concentrarnos en sitios con condiciones similares al de la gran prueba. Y sale.

—Faltaban estructuras, ¿no?

—Hasta los años 80 parece que fue así, pero todo cambió con la llegada a Iten del hermano Colm O’Connell y su sistema de trabajo con los training camps. Desde entonces solo hemos hecho aprender y progresar: aunque siempre hay generaciones mejores o peores.

—¿Qué consejo podría darle a los fondistas europeos o norteamericanos, que no encuentran forma de competir con ustedes, los del Valle del Rift?

—No cabe pensar en correr más rápido antes de tener claros los objetivos y el método. Yo leo libros y veo películas. Sé cómo planteaban las cosas todas aquellas figuras: Steve Ovett, que es uno de mis grandes ídolos, Sebastian Coe, Hicham El Guerrouj, el mismo Bungei. Lo primero es animar a los europeos a que se entrenen bien durante el invierno.

—¿Y eso?

—Me da la impresión de que los fondistas europeos no se entrenan adecuadamente durante el invierno. Quizá por culpa de malas condiciones climáticas: frío, nieve, etc. Entonces, creo que necesitarían venirse a África durante ese periodo. Deberían ser enviados por sus Federaciones. Ahí podría abrirse un verdadero desafío.

—Volviendo a usted, Asbel, llama la atención su plan de carrera de competir, siempre remontando y viniendo de atrás...

—Me he fijado mucho en El Guerrouj. Observo cualquier cosa. Y vi cómo él siempre se guardaba lo mejor de sí para el final. En ese sentido, competir con Billy Konchellah siempre ha sido muy duro para mí: porque él imponía un ritmo muy fuerte durante toda la carrera.

—¿Cómo valora la crisis creada en Kenia por el dopaje?

—Nos sentimos ofendidos. Es una culpa que cae sobre todos nosotros y no todos deberíamos sufrir eso: no todos estamos en esa culpa. Es un reto para nuestra sociedad. Algunos quieren extender los límites como sea. Los maduros debemos hablar con los jóvenes. Toca ilegalizar ciertas cosas.