lunes, 22 de octubre de 2012

LA CATARSIS EN EL CICLISMO Y EL CARNICERO DE IRÚN


JOSÉ MANUEL MORENO.
¿Dónde están los ciclistas limpios, díganme dónde? ¿Callados como muetos mientras ven la mierda chapotear a su alrededor? Si no es porque han recibido presiones y favores, ni siquiera hubieran colaborado con la USADA? Si hubieran tantos ciclistas limpios de polvo y paja este precioso deporte, al que sigo desde mi infancia, no estaría ahora con el fango hasta la nariz. Y yo les puedo comentar lo que sentí aquel día de 1971 cuando mi ídolo Luis Ocala se cayó en el col de Mente y echó a perder un Tour legítimamente ganado ante el "Caníbal" Eddy Merckx. Y yo me compré los dos libros sobre la vida del icono de millares de enfermos de cáncer, Lance Armstrong. Pero han tenido que ser los propios estadounidenses los que lo destapen todo, tras quince años de controles "negativos" del estadounidense... De verdad, ¿no creen que este deporte, el más duro del mundo junto al boxeo no está corrompido hasta las trancas? Hace falta una catarsis, parar las competiciones un tiempo, poner el marcador a cero, y el que caiga, no solo en ciclismo, sino en atletismo o cualquier deporte, suspenderlo a perpetuidad. Y con los deportistas, sus entrenadores y médicos. Si no, estaremos dentro de equis meses con la misma cara de gilipollas que tenemos hoy. Y aquí en España echándole la culpa a un carnicero de Irún. Para reír, si no fuera para llorar.

1 comentario:

Franfri dijo...

¿La culpa a un carnicero? En todo caso al que consumió el solomillo.

Yo vengo del ciclismo, durante varios años estuve compitiendo a nivel amateur, luchando contra equipos granadinos casi invencibles, equipos que luego les decían a un amigo mío que compitió con ellos que si no se metía nada no llegaría a ningún sitio. Luego, cuando algunos de esos figuras llegó a profesionales tuvieron que salir del ciclismo por la puerta de atrás por consumo de EPO.

Está claro que el ciclismo está plagado de mierda, de porquería, y me indigna que muchos callen la boca al verla pasar ante sus ojos o tras recomendaciones de pasar por la sala de tratamiento.

Y me sorprende sobremanera que ninguno de los escuderos españoles Armstrong haya abierto la boca ...

Una pena, pero el ciclismo, o renace de ésta o se muere para siempre.

Un saludo