jueves, 26 de septiembre de 2013

CONCHA MONTANER ACARICIA EL BRONCE DE LOS MUNDIALES INDOOR DE 2006

EFE

La mentira, la trampa, tiene las patas muy cortas. El dopaje en el deporte es la más reprochable de todas. Y el «ganador» que se cubre de gloria con la ayuda de lo prohibido, antes o después, tiene su castigo, y los elogios, obviamente, pasan al mayor de los castigos. Así es ya para la rusa Tatyana Kotova. Y lo que el engaño quitó a quien jugó limpio, el tiempo y la lucha contra el dopaje, en este caso con carácter retrospectivo, compensará con una medalla de bronce del Mundial de atletismo de 2006. El metal será para Concha Montaner.
Ayer se daba un nuevo paso para que la valenciana reciba el premio por su salto de 6,76 en Moscú 2006. Fue cuarta con el mismo brinco que la portuguesa Naide Gomes.
El pasado 9 de febrero, la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA) suspendía entonces de manera provisional a Tatyana Kotova por dar positivo en un control antidopaje realizado en el Mundial de Helsinki de 2005. La IAAF iniciaba entonces la investigación tras la alerta del laboratorio antidopaje de Lausana.
Ayer, a petición de la RUSADA, la Federación de Atletismo de Rusia formalizaba la suspensión por dos años de la saltadora de longitud. Su descalificación afecta a todas las pruebas en las que participó entre el 10 de agosto de 2005 y el 9 de agosto de 2007.
En ese camino, el oro en salto de longitud el Mundial de Atletismo de Moscú en 2006. En aquella edición, la plata fue para la estadounidense Tianna Madison brincó 6,80 y el bronce con un salto de 6,76 para Gomes. Pero Concha Montaner hizo la misma marca que la portuguesa.
La ganadora del bronce se concretó con un desempate. No hubo un nuevo salto, sino en la revisión del segundo. Montaner firmó 6,64 y la lusa 6,75, por lo que se colgó la medalla. La tristeza de Montaner fue absoluta.
Ahora Concha espera la confirmación final. El oro pasaría a manos de Madison, la plata para Gomes y el bronce para Montaner, quien pasaría a engrosar su excelente palmarés nacional con un bronce mundial.
La saltadora expresaba ayer a través desde una de sus redes sociales que «parece que al final seré bronce en el Mundial de Moscú del 2006. No sé que decir. Sólo que esa tarde me eché a llorar sin consolación. Mi entrenador, mi marido y todos los de mi alrededor me decían que lo había hecho bien, muy bien. Lo malo es que yo lo sabía pero no me daba consuelo. Ahora cuando ya he asimilado que fue una de mis grandes competiciones me llega esta sorpresa. Sólo espero que se confirme y al menos que den a mi currículum deportivo la medalla mundialista. Gracias a tod@s por las felicitaciones».