jueves, 20 de agosto de 2015

PREVIA DEL CAMPEONATO DEL MUNDO DE PEKÍN 2015

Óscar Fernández Villar.

El universo atlético centra su atención en el próximo Campeonato del Mundo, que se celebra en Pekín (China) del 22 al 30 de agosto. Esta edición cuenta con algunas novedades con respecto a los años anteriores. La primera es el sistema de clasificación. Se eliminaron las mínimas A y B, se estableció una única mínima y luego se repescó hasta completar una cuota por prueba. El sistema tiene la ventaja para la IAAF de que sabe con toda seguridad el número de atletas clasificados, pero tiene el inconveniente de que es imposible predecir dónde estará el corte para clasificarse. Las otras novedades son de menor trascendencia. Una es la incorporación de dos pruebas de veteranos (800 en categoría masculina y el 400 en categoría femenina) y la creación de un nuevo premio por parte de la IAAF. Se denomina Golden Shoe y se dará por medio de una votación popular a las mejores marcas de cada día.
El campeonato puede estar marcado por los niveles de contaminación y las altas temperaturas que pueden afectar, en mayor medida, a los fondistas.
Al igual que las ediciones anteriores, el campeonato cuenta con innumerables bajas. El deporte de élite lleva a exigencias máximas y eso lleva a numerosas lesiones. Francia ha sido el país que más se ha visto afectado: Mekhissi-Benabbad, Valentin Lavillenie, Tamgho, Soumaré, Belocian, Lesueur, Diniz, Djimou, Soumaré, Mayer y Meftah son un buen ejemplo de lo comentado. Tiene en casa casi mejor equipo que el que acudirá a Pekín. Pero ningún país se ha visto libre de lesionados. Los británicos perdieron a Gemili, los alemanes a Robert Harting, los suecos están sin Sanna Kallur y los italianos no contarán con Trost, Schemberi, Donato y Straneo. Los rusos perdieron a todos los marchadores del grupo de Chegin debido a sus 31 positivos y tienen alguna baja de última hora, como la de la campeona olímpica Antyukh, sin opciones a llegar en forma. Algo parecido que Valerie Adams, vigente campeona en peso. España también se ha visto afectada por las bajas y finalmente Diana Martín y Eusebio Cáceres no acudirán a Pekín.
Había varias incógnitas que se han ido despejando en los días previos. Una afectaba a Genzebe Dibaba, que dudaba si correr 5000 o doblar (1500/ 5000). Después de su récord del mundo de 1500, confirmó que doblaría. En la misma tesitura estaba Allyson Felix. La norteamericana dudaba si doblar 200/400, pero finalmente ha optado solo por participar en la vuelta a la pista y los relevos.
Una de las características de todos los campeonatos del mundo es que suelen darse muchas sorpresas y muchas pruebas suelen tener pronóstico incierto. En este, las incertidumbres se acrecentan al tener bajas en pruebas que eran dominadas por atletas de manera clara. Harting y Adams son dos claros ejemplos.
Buena parte de los protagonistas en los Juegos Olímpicos de Londres volverán a tener un papel estelar, pero la perspectiva es muy distinta. Bolt y Rudisha partían de favoritos en 2012 y ahora no sería ninguna que no ganaran. El triple salto se presenta como una de las pruebas estrellas. Los duelos entre Pichardo y Taylor están siendo lo mejor de la temporada y de su enfrentamiento puede surgir cualquier cosa.
Estados Unidos es el país con más participantes. En hombres lleva a 83 atletas (casi el 8 % del total) y en mujeres son 75 (8,4 %). El anfitrión, China, es el segundo en ambos sexos (37 hombres y 46 mujeres). Los terceros en hombres son Alemania y Japón, con 36. El tercer país en mujeres es Rusi,a con 43. España lleva a 41 atletas en total, casi el doble de hombres que de mujeres. Llama la atención que Cuba presente más atletas en maratón que en triple salto, donde solo cuentan con Pichardo. Rusia no lleva a ninguna lanzadora de martillo, ni de peso ni ninguna velocista (100, 200). Y solo un atleta en marcha. Con este panórama, lo lógico es que se quede en un par de oros y sobre 10 metales, casi la mitad de lo que consiguieron en Moscú 2013, donde lideró el medallero.
España obtuvo dos medallas en Moscú con Miguel Ángel López y Ruth Beitia, que vuelven a ser las mejores bazas del equipo nacional. Así lo declaró el propio Ramón Cid, director técnico de la Real Federación Española de Atletismo. El murciano contará con los chinos y los italianos como principales rivales. Los tres marchadores japoneses también son de altísimo nivel: Suzuki batió el récord del mundo este invierno y Fujisawa y Takahashi son dos marchadores que deberían estar luchando por los metales. Europa baja enteros con las bajas de los marchadores rusos y Diniz. El ucraniano Dymitrenko lleva muy mal año, pero se puede esperar cualquier cosa de él. Brid-Smith demostró en Cantones que puede estar con los de arriba.
Las principales rivales de Beitia son Chicherova, que acaba de superar los 2 metros en el Campeonato de Rusia, y Kuchina, que está muy irregular. En Tallin (Estonia) se quedó en la primera altura. Licwinko y Vlasic son las otras dos candidatas a luchar por el podio. La croata parece recuperada de la lesión en el tendón que la apartó de los últimos mítines de la Diamond League. Pooley lleva una buena progresión y podría ser la tapada de la final.
HOMBRES
El Campeonato del Mundo contará con duelos estelares. Sobresale por todo lo que se lleva hablado de ellos el Gatlin vs. Bolt. Sus temporadas son totalmente opuestas: el primero está intratable y con referencias de que llega todavía mejor, y el jamaicano llega después de dos años malos y un rayo de esperanza en la Diamond League de Londres. A la vista de su temporada, tendría problemas para llegar segundo, pero hay que confiar en su fiabilidad en las grandes citas. Otras opciones a medalla: Gay, Brommell, Rodgers, Powell y Vicaut. Será interesante ver al chino Su Bintiang, primer atleta nacido en Asia que ha bajado de 10 segundos.
Después del 100 llegará el 200, y ahí podemos tener sorpresas. En función del resultado del 100, alguno puede abandonar. Los norteamericanos llegan con Young como mejor hombre después de Gatlin. El mejor jamaicano del año es Dwyer, pero quedó quinto en los trials jamaicanos. Entró en la lista por su buena actuación en los Juegos Panamericanos. Andre de Grasse lleva 47 carreras en sus piernas este año: es el peaje que tienen que pagar los atletas de la NCAA. Alonso Edward, Hughes –compañero de entrenamiento de Bolt– y los otros jamaicanos serán los grandes protagonistas.
En el 400, Kirani James llevaba una temporada triunfal sin rivales hasta la irrupción de Van Niekerk en París (Francia). Llama la atención el bajón de EE. UU. en esta disciplina. En el 800, Amos parecía tener tomada la medida a Rudisha, pero apareció el bosnio Tuka en Mónaco para colarse entre los candidatos. El 1500 parece territorio Kiprop y el argelino Makhloufi, Souleiman y Centrowitz son los otros candidatos a medalla.
En el 5.000 y 10.000 será Farah contra Kenia y Etiopía. Ndiku, la mejor baza keniana, se cayó en el único enfrentamiento directo contra el británico. Soi es impredecible en el final, pero ya sabe lo que es derrotar a Farah. Los etíopes Kejelcha y Gebrhiwet son tremenadamente rápidos. El mejor keniano en 10000 es Kamworor, pero no tiene un buen final. Merga y Edris están acostumbrados a llegar siempre juntos, y a ellos se sumará Farah. El maratón es una de las pruebas del campeonato con un triple enfrentamiento: Kenia-Etíopa-Kiprotich (Uganda). Kenia llega con Kimetto y Kipsang, que dejarán de ganar mucho dinero por representar a su país. Etiopía cuenta con Berhanu, invicto en la distancia, y Lelisa, su mejor hombre en la actualidad.
Los 3000 metros obstáculos son cosa de los kenianos y Jager. Birech es el que mejor temporada lleva, Kemboi nunca falla y Kirpruto va a más.
En 110 metros vallas, Omar McLeod llega como líder mundial, pero con problemas físicos a mitad de temporada. Es un atleta de la NCAA, por lo que estará muy cargado. Oliver es el favorito. Sus rivales son sus compatriotas y los europeos Martinot-Lagarde y Shubenkov. El 400 m. v. está abierto. Batman siempre está ahí: venció en los USA Trials por delante de Dutch. Tinsley no causó gran impresión en esa prueba. El keniano Bett fue la sorpresa, por su mejor marca la consiguió en el Campeonato de Kenia.
En salto de altura, el duelo del año pasado fue Barshim vs. Bondarenko, pero el ucraniano no está al mismo nivel del año pasado y Barshim está muy irregular. Este año contamos con el siempre fiable Drouin. Tamberi está en el mejor estado de su vida y destaca también el chino Zhang. La duda es saber si aguantará la forma después de una temporada muy larga.
En pértiga hay seis atletas por encima de 5.90. Lavillenie sigue siendo el favorito, pero si se descuida se puede quedar hasta sin medalla. Holzdeppe ha vuelto a ser el que era. Barber, Da Silva, Filippidis y Lisek completan el club. 
El salto de longitud tiene color norteamericano. Jeff Henderson y Marquis Dendy llevan una temporada inmejorable. La duda es saber si Dendy aguantará toda le temporada a ese nivel. Rutherford parece que va a más ,y suele ser regular. Menkov estuvo lesionado en 2014 y parece que regresa a su nivel. Visser y Samaai son impredecibles.
El triple salto es otro de los platos fuertes con el duelo entre Pichardo y Taylor. EE. UU. presenta un potente equipo. Todos ellos son gators de Florida. Craddock fue el campeón norteamericano y es un atleta muy a tener en cuenta. Évora lucha por regresar a su nivel después de las operaciones.
Kovacs parte como favorito en peso, sobre todo por la lesión del alemán Storl, que llega mermado. Cantwell fue el segundo en los USA Trials. Walsh lleva una gran temporada.
La lesión de Harting deja el disco huérfano. Malachowski es el favorito. Milanov llega en el mejor momento de su vida y Urbanek también está regular. Kovago también llega en buena forma.
La jabalina está abierta. Los finlandeses y los checos seguro que estarán ahí. Ruuskanen ha demostrado que es un enorme competidor y que va a más. Pitkamaki está regular. La mejor opción checa es Vesely, que también está rindiendo a gran nivel. Röhler acaba de batir su marca personal en Kourtane (Finlandia). Yego podría dar la primera medalla para Kenia en esta disciplina. Y Walcott no llega bien.
El decatlón parece que tendrá color norteamericano. Eaton y Hardee son los principales favoritos para ganar el oro. A ellos se suma el canadiense Warner. La principal oposición pueden ser los alemanes.
Los 50 km marcha son una prueba abierta. Los rusos llevan a Yargunkin, que no es del grupo de Chegin. Hefferman, vigente campeón, está teniendo problemas con la técnica, mismo caso que Barrondo. Tallent parece el favorito, pero hay que tener en cuenta a los tres japoneses, a los chinos y a Toth.
MUJERES
Fraser-Pryce ha sido la gran dominadora de los 100 en los últimos años y todo hace presagiar que lo seguirá siendo. Sus principales rivales son Schippers, Bowie, Okagbare, Gardner y Ahoure. El 200 queda más huérfano, ya que la jamaicana no participará. Schippers tiene más opciones en el doble hectómetro. Pradini fue la mejor en sus campeonatos nacionales por delante de McGrone. Ambas pueden estar en medallas. Campbell-Brown lleva una temporada ha está siendo una montaña rusa. Será interesante ver a la joven Thompson.
En el 400, Felix es la favorita. Dejó fuera a McCorory al elegir esta prueba. Sus grandes rivales las tiene en casa, sobre todo Hastings. También tendrá que estar atenta a la bahameña Miller. En 800 destaca la presencia de Sum, que parte como favorita. Montaño se encontró con la victoria en el Campeonato de EE. UU. un año después de dar a luz, pero llega con algún problema físico. Ludlow acaba de correr en 1.57.2 entrenando (estaba fuera del equipo, pero entró por Wilson). La relevación de Sopot (Polonia) fue la suiza Buchel, que lleva una temporada sobresaliente. Bishop derrotó a Montaño y Almanza en Toronto 2015. Lamote y Kohlmann son otras dos buenas opciones europeas. El 1500 es territorio Genzebe Dibaba, que luchará contra Simpson, Rowbury y Seyaum. Kipyegon y Hassan están en gran forma, pero tres pasos por detrás de la pequeña de las Dibaba. Y Aregawi lleva un verano con molestias: acaba de bajar de Etiopía donde estuvo entrenando.
El 5000 parece que será etíope, con Ayana y Dibaba. La mejor opción keniana parece Cherono, la eterna rival de Genzebe Dibaba. En 10.000 tendremos el duelo Etiopía-Kenia. Cheruiyot regresa a una gran competición después y parece que está en buena condición. Las norteamericanas de adopción Saina y Kipyego son las otras dos opciones de Kenia. Las tres etíopes están a un nivel muy parecido, por lo que todo hace pensar que se decidirá todo en el último kilómetro. En maratón se repite la historia con el duelo Etiopía-Kenia. Edna Kiplagat parte como una de las favoritas por su historial; Tufa viene de su sorprendente victoria en Londres; y Mare Dibaba lleva unas temporadas extraordinarias. La anteriormente atleta azerbaiyana es la última vencedora en Chicago. Eunice Kirwa podría romper la hegemonía de los dos grandes países de la especialidad: aunque es keniana de nacimiento, defiende a Baréin.
En los 3000 obstáculos volveremos a ver un duelo Etiopía-Kenia, pero la favorita es la subcampeona olímpica, la tunecina Ghribi. No suele competir mucho a lo largo del año, pero sus actuaciones suelen ser excelentes. Nyambura ha estado trabajando su penosa técnica; Kiyeng fue la vencedora en los trials de su país; Ayalew es la gran opción etíope; y Coburn es técnicamente perfecta, lo que la puede hacer temible si llega con ellas a los metros finales.
Las vallas es cuestion de las norteamericanas: las cuatro que van por EE.UU. y las dos briánicas que también nacieron allí. Harper-Nelson fue la mejor en los USA Trials; Rollins empezó suave, pero va a más; y Nelvis es la que llega con mejor marca; pero está más irregular: fue tercera en los trials, detrás de Keni Harrison. La británica Porter y su hermana Oficili parecen las únicas capaces de hacerles frente. Hejnova renació esta temporada y se presenta como una de las candidatas a medalla en los 400 m. v. Shamier Little es el futuro de la especialidad: desde muy joven lleva destacando y este año ha hecho triplete al vencer en la NCAA, el Campeonato de EE. UU. y los Juegos Panamericanos de 2015. Se le puede hacer larga la temporada. Petersen lleva cuatro récords nacionales este año y es la revelación del año. Tate y Carter fueron segunda y tercera en el Campeonato de EE. UU. Spencer no está al nivel de antaño, pero es una atleta competitiva.
En salto con pértiga, Silva lleva un año excepcional. Con su agarre a 4,10 es capaz de superar a todas. A Murer y Suhr las derrotó en Toronto. A ellas se suman Kyriakopoulou y Sidorova en la lucha por las medallas. Se presume una final igualada en la que un nulo en las alturas más bajas puede dejar a una atleta fuera del podio.
Reese es la dominadora de la longitud en los últimos años, pero este año está siendo dominada por Bartoletta, que regresó, de manera más constante, el año pasado a la longitud. Las norteamericanas llevan a cuatro saltadoras, la tecera es DeLoach. La mayor amenaza puede venir del norte, con la canadiense Nettey, que se esá hartando a batir su marca personal y que ya realizó un gran invierno. Proctor también batió el récord nacional este año. Spanovic y Klishina también deberían estar en la lucha por las medallas.
El triple salto está siendo dominado por Ibargüen, pero tendrá que estar a su mejor nivel si no quiere ser superada por Koneva, que también está en forma. Rypakova no ha vuelto a su nivel después de la maternidad. Petrova es la más regular del año, después de las dos grandes dominadoras. Y Saladukha siempre rinde al máximo nivel: el año pasado lo hizo después de estar muy mal a nivel personal, incluso temiendo por su vida y la de su familia. Knazyeva también debería estar entre las mejores.
En el lanzamiento de peso el duelo está servido entre Schwanitz y Gong. Ambas proceden de una escuela técnica similar. Carter, hija de otro gran lanzador, también ha superado los 20 m este año. Borel está en una segunda juventud y viene de vencer en los Panamericanos. Marton también podría estar luchando por esa tercera posición.
El lanzamiento de disco parece cosa de tres: Perkovic, Caballero y Pérez. La croata parte con ventaja sobre las dos cubanas. Samuels y las tres alemanas son las otras candidatas a las medallas.
Wlodarcyk no parece tener límites ni rivales en el lanzamiento de martillo. Heidler, su eterna oponente, está a años luz está temporada. El resto parece abierto: Tavernier, Hrasnova, Wang y Zalina Margheieva, que regresó de su sanción hace 15 días. La china Zhang está lejos de su mejor forma.
La jabalina parece abierta. Entre 66.40 y 66.62 hay cuatro atletas. Spotakova empezó la temporada con muchos cambios y eso le afectó al rendimiento, pero su nivel ha ido a más. Viljoen es otra clásica de las medallas y debería estar arriba nuevamente. Mickle y las tres alemanas también pueden estar luchando por estar en el podio. Se estrena Rebryk con Rusia.
El heptatlón es otra prueba sin una clara favorita. Theisen-Eaton dominó Gotzis (Austria). Ennis-Hill va cogiendo la forma poco a poco, pero no está al nivel de antes de tener a su hijo. Johnson-Thompson es todo calidad y debería estar luchando por lo más alto si está recuperada de las dos lesiones que ha tenido esta temporada. Schafer y las tres neerlandesas pueden estar en puestos privilegiados.
Las atletas chinas, ausentes las rusas, son las claras favoritas en marcha. Liu batió el récord del mundo en La Coruña, pero su propio entrenador (Damilano) me reconocía que tenía miedo de que no llegara bien a Pekín. Drahotova es joven, pero ambiciosa: siempre compite de manera valiente y con excelentes resultados. Giorgi fue segunda en la Copa de Europa de Marcha de este año, celebrada en Murcia. Allí también brilló, además de Drahotova, su compatriota Rigaudo. La alentejana de nacimiento, y algarviana de acogida, Cabecinha es, junto con Évora en triple salto, la opción más destacada de Portugal para conseguir medalla.