martes, 16 de abril de 2013

EL NIÑO ASESINADO EN BOSTON ESPERABA A SU PADRE EN LA LÍNA DE META


EFE

El pequeño Martin Richard, de ocho años, es una de las tres víctimas de las explosiones registradas durante el maratón de Boston.
En el momento de las explosiones se encontraba junto a su madre y hermana, quienes están gravemente heridas.
Su único deseo era poder felicitar a su padre una vez terminada la carrera. Por eso la familia se posicionó muy cerca de la línea de meta para abrazarlo.
Varios vecinos se han acercado a la casa del pequeño para dejar flores, osos de peluche y cartas en su homenaje.