lunes, 20 de enero de 2014

CHAUNTÉ HOWARD LOWE: "JESSE WILLIAMS Y ANNA CHICHEROVA ME CONVENCIERON PARA PARTICIPAR EN ESTAMBUL"


JOSÉ MANUEL MORENO.

Le hemos cogido el "gustillo" a eso de hablar con atletas famosos y laureados a través de las redes sociales. Si el pasado sábado teníamos la oportunidad de cambiar impresiones con el medallista de bronce en 200 metros en los Campeonatos Mundiales de Moscú, el norteamericano Curtis Mitchell, hoy hemos hecho lo propio con la campeona mundial indoor en 2012, la saltadora de altura Chaunté Howard Lowe, que acaba de cumplir la pasada semana 30 años. Es en apariencia tan simpática como parece en la pista cuando compite, siempre sonriente y amigable con el resto de competidoras. Le hemos felicitado, antes que nada, por su reciente maternidad, de la que se encuentra lógicamente feliz. Y la pregunta del millón: su vuelta a las pistas, después que el año pasado mantuviera el suspense hasta el final sobre su hipotética participación en Moscú, a la que tenía derecho por su victoria en la Golden League la temporada anterior. Al final, no apareció por la capital rusa y su temporada quedó en blanco. Nos ha dicho que ahora simplemente se entrena para volver a estar en forma, y que su reaparición no llegará antes de la primavera. Primera incógnita desvelada: no hará pista cubierta.
Le he recordado su mayor triunfo como atleta, la medalla de oro de los Mundiales indoor de 2012 en Estambul, y nos ha dicho textualmente algo curioso: "Ese es uno de mis mejores recuerdos de toda mi carrera. Yo no iba acudir a esa competición, y fueron Jesse Williams (campeón mundial en Daegu) y Anna Chicherova (campeona olímpica en Londres) los que me convencieron para ir. Me alegro de que lo hicieran." Nunca habíamos sabido de esta curiosa anécdota. Una rival directa y un compatriota de la misma prueba la convencieron para ir a la capital de Turquía, el principal logro de su carrera, junto con la plata de los Mundiales al aire libre de Helsinki en 2005, cuando era una perfecta desconocida de 21 años.
Le hemos preguntado también por su compatriota y rival, Brigetta Barrett, y nos ha confesado que no la ve personalmente desde los Juegos Olímpicos de Londres, pero que es una gran saltadora y una gran persona. Intentando saber más objetivos de esta temporada sin campeonatos mundiales ni Juegos Olímpicos, le hemos inquirido sobre si piensa participar en los Campeonatos de su país, en el mes de junio (del 26 al 29) y en las diferentes pruebas de la Golden League, y se ha limitado a respondernos que con suerte, es decir, si recupera la forma, estará en estos eventos. Por último, ha puesto de manifiesto que le haría muy feliz volver a superar los 2,00 metros, sin duda, la referencia para los saltadores del top ten mundial. En fin, que parece alguien definitivamente feliz, positiva, y que aún promete dar mucha guerra para los próximos años. Otro día le preguntaremos si su reto son los Juegos de Río de Janeiro. Para entonces tendrá 32 años, los mismos que tiene ahora Chicherova, y no hay que descartarla en absoluto.