miércoles, 15 de enero de 2014

ODRIOZOLA: "DESPUÉS DE 25 AÑOS TENGO LA CONCIENCIA TRANQUILA"



GERARDO RIQUELME Y BEGOÑA FLEITAS
Marca.com

La presidencia de José María Odriozola no ha estado exenta de polémica. Criticado en numerosas ocasiones, el mandatario repasa su trayectoria al frente de la Federación Española de atletismo, en la que hoy cumple 25 años. Confirma que será su último mandato.

Pregunta. Resuma en una frase sus 25 años al frente de la Federación.
Respuesta. He disfrutado mucho trabajando para el atletismo español, aunque también ha habido momentos menos buenos.

P. Usted ha sido un personaje bastante polémico y entonces el atletismo estaba en la cumbre.Ahora este deporte ha caído algunos escalones y ya no lo es. ¿Es consecuencia de la situación del atletismo?
R. Reconozco que no me llevo bien con la Prensa y quizás eso influye. Es verdad que el atletismo español ha bajado algo en su consecución de éxitos internacionales porque son ciclos y porque la competencia a nivel internacional es cada vez mayor, aunque suene a disculpa. Los demás también progresan. Yo siempre digo que nos faltaría tener un Nadal para estar más en los medios. Pero hay que seguir trabajando y no buscar tanto unos éxitos muy sonados sino un nivel medio muy bueno, que es la aspiración de cualquier federación europea. A este nivel, estamos bastante arriba en conjunto.
Quizás hemos perdido un poco de fuelle, pero el atletismo sigue siendo el séptimo deporte más popular en España. Ahora la actividad física más popular es correr, sigue creciendo exponencialmente.También es atletismo. Eso nos mantiene una cierta cercanía con la sociedad.

P. ¿Cuál ha sido su mayor alegría en estos 25 años?
R. He tenido muchas, pero la victoria de Fermín en los Juegos de Barcelona fue impactante. También el triunfo de MartínFiz en el Mundial de Göteborg en 1995. Ha habido grandes momentos.De los últimos, destaco el oro de Marta Domínguez en los 3.000 obstáculos de Berlín o la merecida medalla enMoscú de Ruth Beitia, después de tantas finales.

P. ¿Y el mayor disgusto?
R. Pues quizás la descalificación de Natalia Rodríguez en el Mundial de 2009. Para mí fue la campeona del mundo, su maniobra resultaba asumible dentro de una carrera de mediofondo y si hubiera sido de otro país, no la habrían descalificado. Fue una gran injusticia.Se merecía ser campeona.
También he tenido disgustos en temas de dopaje, atletas con los que tenía una relación muy cercana y han dado positivo. Yo lo he pasado muy mal, porque me duele sobre todo por el aspecto humano, no sólo por el deportivo. Pero nunca se nos podrá acusar de no haber actuado con arreglo a la ley. Cuando la cosa estaba clara, se les ha castigado y cuando no, se ha esperado a que quien tuviera que hacerlo tomara la última decisión. Y la Federación lo ha acatado.
Siempre ha habido un equivalente al Comité Español de Disciplina Deportiva, que es independiente de mis decisiones. Yo nunca he interferido en las decisiones delCEDD.Y de hecho, algunas de sus decisiones han ido en contra de mi opinión. Pero debe ser así, independiente.

P. ¿En algún momento de estos 25 años miró hacia otro lado con el dopaje?
R. Nunca, nunca. Lo que sí he sido es muy escrupuloso con el reglamento. Cuando la Federación, con alegaciones u otro tipo de temas legales, ha tenido dudas de si realmente era sancionable lo que se le imputaba a un atleta le hemos defendido porque era nuestra obligación. Y después sancionaba quien tuviera que hacerlo. Pero nunca hemos ocultado un presunto positivo. Lo único es que las cosas llevan su tiempo y en ese periodo tenemos que mantener la confidencialidad. Lo que sí ha habido es discrepancias entre las leyes españolas y las de la AMA o la IAAF y nos encontrábamos a veces en medio de dos legislaciones distintas.

P. ¿Su defensa a ultranza de Marta Domínguez se debe a que cumple el reglamento?
R. No hago una defensa a ultranza.Ni entro ni salgo. Sólo he dicho que de momento es la mejor atleta española de la historia mientras no haya algo que pueda desvirtuar o ensombrecer esta afirmación.Y me remito a su trayectoria deportiva. Ha estado 20 años, con algunos altibajos por lesiones, en la primera línea de la élite mundial. Ahí está su historial. Nunca ha dado positivo en un control. Que cada uno piense lo que quiera. Hay métodos y sistemas para probar las cosas y yo ahí no entro. Hago una defensa a ultranza de su categoría como deportista.

P. Pero a veces los plazos se dilatan eternamente. ¿Eso no es obstruir el dopaje?
R. Cualquier deportista es inocente hasta que demuestre lo contrario. Mi obligación es mantener hasta el último momento la confidencialidad. A veces se prolonga por la intervención de otras instituciones. No hemos ocultado nunca nada, pero cuando el tema no es claro hay que esperar. El dopaje es la parte fea de mi deporte, pero tengo la conciencia muy tranquila. Jamás he ocultado un positivo, jamás he dejado de permitir que se sancione a quien lo merecía, pero tampoco adelanto noticias sobre un presunto positivo porque puede no serlo.

P. ¿Cuánta parte de responsabilidad tiene la Federación en la situación actual del atletismo?
R. La Federación tiene la obligación de trabajar todas las especialidades. Y creo que nuestra ilusión es tener gente de nivel europeo o mundial en todas las disciplinas y lo hemos conseguido.Hemos bajado paradójicamente en mediofondo y fondo, aunque en marcha nos mantenemos. Al diversificar no te permite profundizar tanto en nuestras especialidades más exitosas y quizás hemos perdido protagonismo en algunas. Pero el nivel ha subido en general si se mira el ranking. Además, surgen talentos que se detectan y a los que se apoya desde el principio.Aquí hay detección de talentos temprana, hacemos un atletismo muy artesanal.

P. ¿Y por qué no se baten ahora tantos récords de España?
R. Porque los récords son difíciles de superar. Tienen que darse una serie de circunstancias. En 2013 se batió el de 200 metros, por ejemplo, dos veces, o el del relevo 4x100. Decían los jamaicanos hace poco que Europa ha bajado su nivel al haber aumentado los controles. En España, desde principios de los 80, yo peleé por tener controles fuera de competición y fuimos uno de los primeros países en hacerlo. Y el porcentaje de positivos ha sido muy bajo. Así que los récords de España actuales tienen la vitola de haberse logrado en circunstancias legales porque para que sea válido, además, el atleta debe pasar control.

P. ¿Cuál es el principal problema que afronta ahora este deporte?
R. Que no podemos pagar a todos los entrenadores para que los talentos que surgen estén atendidos de forma adecuada. Damos alguna ayuda económica a 80 entrenadores, 13 de ellos están en nómina. En el atletismo seguimos viviendo mucho de la pasión por este deporte. Sin atletas no hay atletismo, pero sin entrenadores tampoco.

P. ¿La decisión de nombrar un director técnico fue como respuesta a las críticas o porque creía ya que debía hacerlo?
R. Ramón [Cid] es uno de los culpables de que yo sea presidente de la Federación Española. Me convenció, junto a Juanjo Prado, para que me presentara. Desde el primer momento,Ramón entró en mi Comité Técnico y siempre pensé que era la persona idónea para ese cargo, pero no quería apartarle de los saltos, donde estaba haciendo una gran labor.
Yo hacía de coordinador de la Dirección Técnica, donde cada responsable proponía. Llegó un momento en el que supe que me voy a ir -no me presentaré ya en el 2016-, y era el momento de dejar este tipo de actividad. Hice un sondeo y de forma unánime salióRamón como persona idónea. Creo que fue una decisión acertada. Sólo me pidió total autonomía.

P. ¿Y qué piensa cuando muchos atletas dicen que conRamónCid ha llegado el diálogo a la Federación?
R. Lo del diálogo me hace gracia porque se puede dialogar de muchas maneras. La puerta de mi despacho ha estado abierta siempre y me han podido plantear cualquier problema.Eso es lo que yo entiendo por diálogo. Otra cosa es que cuando tomas una decisión después de dialogar, esa decisión no le guste a la persona. Eso ha ocurrido bastantes veces en 25 años: he tenido encontronazos con atletas españoles destacados. Ramón tiene otro carácter, es más diplomático.

P. ¿Qué espera del 2014?
R. Es una temporada con muchas competiciones, con varias novedades.Será un año movido, con muchas oportunidades de brillar. Lo más importante será la participación, Si logramos llevar cerca de 80 atletas alEuropeo de Zúrich, será una satisfacción enorme porque es la competición a la que nos debemos.
Y hemos puesto algunas mínimas incluso más difíciles que las de la Europea. Cuantas más posibilidades tengas, mejor. Pero lo voy a medir sobre todo en finalistas: el objetivo es que el 60% sean semifinalistas y cerca del 30%, finalistas.Ese sería el gran éxito del atletismo español. Y si es así, habrá varias opciones serias de medallas.

P. ¿Qué opciones hay de que nacionalicen a Dayron Robles?
R. Poquísimas. Tenemos una lista de espera de más de 20 atletas. Dayron se ha insinuado, pero no ha pedido nada. Tenemos pocas opciones de que el Gobierno acceda a estas nacionalizaciones. Nosotros priorizamos en pedir aquellas opciones de atletas que casi han nacido enEspaña o que están integrados en la sociedad española desde hace tiempo.

P. ¿Se volverán a recuperar mítines como el Cagigal? ¿Y cuál es su opinión sobre Vallehermoso?
R. Tengo pendiente pedir una entrevista a Ana Botella para hablar del atletismo en Madrid. En la capital de España nuestro deporte está en precario. No podemos tener un Cagigal si no tenemos dónde hacerlo. Madrid tiene buenas instalaciones al aire libre, pero no la ciudad de Madrid. Mantenemos el mitin en Moratalaz, pero no se puede competir ahí ya al alto nivel. Hemos pedido que se arregle, con un sintético nuevo y mayor iluminación. No es presentable que la capital de España no tenga una instalación decente. Y, en cuanto a Vallehermoso, he perdido ya la esperanza de verlo mientras viva. Con el 2020 era posible, pero ahora está parado.

P. ¿Cuál ha sido su mayor logro en este tiempo?
R. Mi equipo en la Federación. Hay personas que llevan conmigo 25 años, han ido creciendo conmigo.Es un equipo envidiado por muchas otras federaciones europeas, incluso han querido fichar a algunos de sus integrantes. Y no concibo que se pueda hacer este trabajo sin un equipo.

P. ¿Y el mayor error?
R. Soy humano, habré cometido muchos. Quizás mi mala faceta pública ha sido un error. Pero cuando se meten en el terreno personal ya no es una crítica sino un ataque.

P. ¿Hubiera cambiado algo de su gestión?
R. Algunos dicen que me he suavizado con los años, que no soy tan drástico. Llevo 25 años en la Ejecutiva del COE, 15 en la IAAF... Ese carácter tan polémico que me han atribuido quizás se debe a que yo opino y hablo cuando estoy en un sitio. Me gusta mucho mi deporte y trabajo en él a todos los niveles.

P. ¿Qué va a dejar como legado?
R. Espero que quien venga mantenga mayoritariamente el equipo. Me daría pena que no fuera así, porque creo que tenemos una buena organización de la estructura federativa y de nuestras competiciones. No voy a opinar ni participar sobre quién va a ser el futuro presidente. Tiene que ser el atletismo español el que lo elija, aunque el que sea se presente voluntariamente. Lo que sí aspiro es a dejar una Federación saneada.

LOS MEJORES PARA EL PRESIDENTE

Fermín Cacho: "Estaba en todas las finales. Se le fueron retirando los cracks de la época y siempre salía a intentar ganar. Unas veces lo lograba y otras se quedaba muy cerca".

Marta Domínguez: "Ha estado 20 años prácticamente entre la élite mundial. Tanto Fermín como Marta sólo preparaban las grandes competiciones".

Eusebio Cáceres: "Es un atleta diferente a Yago Lamela, en cuanto a su armazón físico, pero con las mismas opciones de llegar a los registros de Yago. Si se centra en hacer lo que tiene que hacer, nos dará más de una alegría. Puede ser medallista olímpico".