viernes, 15 de agosto de 2014

LA TRISTE FINAL DE MARTINOT


C. ARRIBAS
EL PAÍS.com

Los llaman los ‘falsos malos’, chavales de las ‘cités’, los guetos que rodean las grandes ciudades francesas y en los que viven los inmigrantes africanos y sus hijos. Para ellos, para gente como Teddy Tamgho, de las afueras de París, o Mekhissi, de Metz, o Pascal Martinot Lagarde, también de París, el deporte, el atletismo, es una salida, una esperanza en una vida sin ella. Por eso, a veces, adoptan poses de malditos, de macarras callejeros. De chulería, como Pascal Martinot Lagarde, el mejor vallista del año en todo el mundo (y récordman francés este verano, con 12,95s), quien se vio tan fuerte y tan superior en su semifinal de 110 metros vallas, que franqueada la última hasta hizo gestos toreros para tocar las narices a sus rivales.
Era PML, como abrevian en Francia para que su nombre entre en los titulares (y hay que escribirlo todo, su apellido compuesto y su nombre, pues tiene un hermano mayor, también vallista de prestigio, llamado Thomas y hay que distinguirlos), el máximo favorito a la victoria en la final nocturna, y no solo eso, pues había declarado también su intención de batir el récord de Europa, los 12,91s del jaguar galés Colin Jackson. Sin embargo, su final, disputada poco después del show de Mekhissi en la misma recta, fue un desastre. La ganó con tremenda facilidad el campeón en Helsinki 12, el ruso Serguéi Shubenkov, uno que al saltar casi se da con la rodilla en las narices, tanto la levanta y tanto se dobla. PML fue cuarto, tras el inglés William Sharman (tío de la atleta española Elena Córcoles, por otra parte) y tras su compatriota Dimitri Bascou, bronce. Sin embargo, siguiendo la tendencia última que dice que detrás de un francés descalificado siempre aparece otro francés, Bascou fue descalificado por obstrucción, y PML se llevó finalmente una medalla, aunque solo de bronce.
Así terminó un día de transición y espera, pues grandes finales se anuncian hoy viernes, finales en las que la Europa rubia y blanca puede recuperar su orgullo. Serán las finales de 200m masculina y femenina, con Dafne Schippers, la holandesa que ganó los 100m, es la gran favorita para el doblete, y con Christian Lemaitre favorito para recuperarse de la decepción de su derrota en los 100m ante el imperio británico. Y será la final de 800m, con el fino estilista Pierre-Ambroise (como el nombre del autor de Las Relaciones Peligrosas, en el papel de gran protagonista acosado por los terribles polacos Lewandoski y Kszczot.