jueves, 6 de marzo de 2014

SOPOT CONGREGA AL MEJOR ATLETISMO MUNDIAL

1186002_610218569065000_2112043373_n


OSCAR FERNANDEZ VILLAR 
http://www.martiperarnau.com/deportes/sopot-congrega-al-mejor-atletismo-mundial/

El Campeonato del Mundo de Sopot (Polonia) se presenta con gran interés y con atletas que tienen en la cita la principal competición de todo el año, ya que el verano está exento de grandes campeonatos a nivel mundial. Otros, sin embargo, tendrán en el período estival dos grandes acontecimientos, como es el caso de los británicos, que tendrán el Campeonato de Euorpa de Zúrich y los Juegos de la Commonwealth en Glasgow.
El campeonato tenía, en un principio, dos grandes estrellas: Genzebe Dibaba y Renaud Lavillenie, pero la lesión del francés no impedirá ver dos atletas que podrían batir el récord del mundo. Uno es Ashton Eaton, que regresa al heptatlón y que, aunque no ha competido en ninguna combinada, sí ha realizado grandes marcas en pruebas individuales, lo que hace suponer que estará muy cerca de su récord del mundo. El otro atleta que podría batir un récord del mundo es Ivan Ukhov, que ya ha saltado 2,42 este año, con cinco competiciones en las que se ha ido por encima de 2,38.
Además, podremos ver duelos de altísimo nivel en pruebas como el peso masculino, con Storl enfrentándose a Majewski y Whiting; Ahouré contra Bartoletta y las jamaicanas (Fraser-Pryce y Campbell-Brown); y Schwanitz intentando romper la racha imbatibilidad de Adams en el lanzamiento de peso femenino. Hay otras otras pruebas que parecen más abiertas, como las dos de vallas, el 60 masculino, las dos pruebas de 400 y el 1.500 y el 3.000 masculinos. Otras tienen un favorito claro, como es el caso de Aman en el 800, Aregawi en 1.500 femenino y Pearson en vallas.
A nivel español, la gran esperanza está centrada en Ruth Beitia, que está en un buen estado de forma pero tendrá que verse las caras con Vlasic, Kuchina, Green y la polaca Stepaniuk-Licwinco.
Los atletas que ya han sido campeones del mundo en pista cubierta y que estarán en Sopot son Valerie Adams, Mohammed Aman, Abeba Aregawi, Ashton Eaton, Hanna Melnychenko, Aleksandr Menkov, Christine Ohuruogu y David Storl.
En el capítulo de bajas, hay un buen número de atletas que han estado compitiendo en pista cubierta pero no acudirá a Sopot. Algunos por lesión, otros por decisión propia o por criterios de su federación. En esta lista están Lavillenie, Mary Cain, Robles, Yunier Pérez, Dasaolu, Bosse, Lendore, Jelimo, Vicaut, Lemaitre y Dmitrik.
60
La lesión de Dasaolu y la bajas de Yunier Pérez, por lesión, de Collins, que no está seleccionado, y Vicaut, por estar preparando la temporada estival, deja la prueba en manos de norteamericanos y caribeños. A lo largo de la temporada ha destacado Marvin Bracy, que llega con título de campeón de EE. UU. con 6,48 y con una temporada muy regular. Su compatriota Trell Kimmonds, al que derrotó en el campeonato nacional por una sola centésima, parece que llega en un gran estado de forma y en gran progesión. Bracy es un antiguo jugador de fútbol americano que ha ganado cuatro de sus cinco carreras este año. Jamaica llega con la baza de Nesta Carter, que no se ha prodigado mucho este invierno pero ha hecho 6,53 en pista cubierta y 6,52 al aire libre. Femi Ogunode es un atleta de origen nigeriano que corre por Catar y que este año ha corrido en 6,51, pero que en el campeonato asiático fue segundo, detrás de su compatriota, también de origen nigeriano, Samuel Francis. El mejor europeo en Chambers. Una de las revelaciones de la prueba este año es Jason Rogers, que ha pasado de 6,64 en 2013 a 6,52 este año.
60 M. V.
Lesionado Lavillenie, es la prueba en la que más esperanzas tiene el atletismo francés. Pascal Martinot-Lagarde lleva una temporada impecable y ha corrido en 7,45, registro que de repetirlo en la final le daría una medalla con toda seguridad y con muchas posibilidades de estar cerca del oro, que generalmente se gana con tiempos próximos a 7,40. Además ha logrado tener una buena regularidad, acumulando tres registros por debajo de 7,50. El francés cambió de técnica a la primera valla y ahora va a siete apoyos, como hacen casi todos los grandes de la especialidad, y el cambio le ha hecho mejorar mucho. El segundo del ranking es otro francés, Darien. No está al nivel de su compatriota, pero también está cuajando una buena campaña. Llegó a ser esta temporada líder del año cuando marcó 7,55, registro que luego mejoraría a 7,53. Es un atleta que ya ha sido medallista de plata en el campeonato de Europa en tres ocasiones, dos al aire libre (Barcelona y Helsinki) y otra en pista cubierta (Gotemburgo). Los atletas norteameamericanos son tradicionalmente muy buenos en esta disciplina, pero el Campeonato de EE.UU. de este año tuvo muchas sorpresas. Los dos favoritos se quedaron fuera: Jarret Eaton iba camino de la victoria y tropezó en la última valla y Jeff Porter, que estaba siendo el mejor, acabó cuarto. Se produjo un triple empate a 7,56 en los tres primeros puestos y se tuvo que dilucidar a milésimas. Osaghae fue primero (7.553), seguido de Dominic Berger (7.556) y Trammell (7.559). El campeón, Osaghae, debería mejorar ese registro en Sopot. Reconoció en su campeonato que solo llevaba desde diciembre entrenando. Shubenkov y Shabanov son los dos grandes exponentes rusos. Shubenkov es de Siberia y se quejaba recientemente en una entrevista en la web de la IAAF de que no tiene las mejores condiciones para entrenar. Estaban a -40ºC y la pista de entrenamiento es el lugar adaptado de entrenamiento de deportistas de biatlón. Reconocía que ha estado entrenando resistencia y técnica a lo largo de este invierno, pero no se le ha visto tan bien. Dal Molin, atleta italiano de padre camerunés, también podría hacer un buen campeonato. No está como el año pasado, pero suele competir bien. Atención especial tendremos a O’Farrill, atleta cubano con grandes similitudes con Robles, que viene de ganar todo en categorías inferiores pero que este invierno no ha hecho pista cubierta por estar en Cuba, aunque tiene enorme potencial.
400
Deon Lendore, el líder del año, no estará presente. El trinitense está más centrado en la campaña universitaria de la NCAA. Pero su país cuenta con el doble medallista de bronce olímpico Lelonde Gordon, que llega en gran forma y que ha estado compitiendo muy bien en la campaña invernal en EE.UU. Al igual que su compatriota, ha estado compaginando 200 y 400. El mejor europeo parece Maslak, que ha completado un año excepcional con buenas marcas desde el 60 al 500. Luguelín Santos es otro extraordinario competidor que ha estado entrenando este invierno en Cánada, pero que ha sido por Maslak en todos los enfrentamientos directos que han tenido. Los jamaicanos presentan a Edino Steele, que hizo 45,44 al aire libre. En Praga (República Checa) realizó 46,11 venciendo al tico Brenes. Bahamas cuenta con Chris Brown, una auténtica garantía en la alta competición y que este año ha hecho 45,93. Los norteameamericanos compiten con Clemens y Verburg. Ambos compitieron muy bien Albuquerque (Estados Unidos), pero beneficiados por la altura de la ciudad de Nuevo México. Sus marcas en esa ocasión fueron, aunque en series diferentes 45,60 y 45,62. El británico Levine también ha competido bien este invierno y podría estar luchando por las medallas.
800
El 800 es territorio de Aman, un excepcional atleta que tuvo la mala suerte de elegir mal la fecha de nacimiento, lo que le hace coincidir en el tiempo con Rudisha. Pero ausente el atleta masai, Aman es el gran favorito. Ha hecho un extraordinario invierno y ha corrido en 1:44.52, que es récord de África, aunque no el tiempo más rápido corrido por un atleta nacido en ese continente, ya que Wilson Kipketer (por Dinamarca) corrió en 1:42.37, actual récord del mundo. La diferencia con el resto parece grande, pero hay atletas que llegan en gran forma. Kszczot y Lewandowski son la apuesta local. El primero parece llegar un poco más en forma que su compatriota y siempre es un seguro de vida cuando hablamos de una competición indoor, de hecho es el vigente campeón de Europa en pista cubierta y fue medallista de bronce en el Campeonato del Mundo de Doha (2010) y cuarto en Estambul (2012). A nadie se le escapa que se le da bien la pista cubierta. Lewandowski ha preferido competir en distintas distancias y lo hemos visto correr 800, 1.000 y 1.500 con resultados satisfactorios. Otro atleta que debería estar luchando por las medallas es Olivier, posiblemente la única opción de medalla de Sudáfrica. Es un atleta muy regular que en 2013 llegó a bajar de 1:45 en repetidas ocasiones y en muchas de ellas llegando a la espalda de Aman. Osagie firmó unos excelentes JJ. OO. y este invierno parece volver a estar en un momento muy dulce. Es un excepcional competidor. Kevin López parece estar un poco por debajo de los grandes favoritos, pero a su favor está su enorme clase y que llega en un buen estado de forma, además es un atleta que suele competir a gran nivel en pista cubierta. Kenia presenta a Mutai, antiguo vallista, pero no parece llegar en gran condición y no se espera un buen resultado.
1.500
Prueba muy abierta en la que el ranking mundial está encabezado por dos atletas de Jama Aden (entrenador de Makhloufi, Kaki, Genzebe Dibaba…): Moustaoui y Souleiman. El marroquí está sorprendiendo este invierno por su versatilidad: llegó a ganar el Campeonato de Europa de Cross por Clubes en Albufeira (Portugal). Su victoria más destacada en pista fue en Estocolmo (Suecia), donde derrotó a Souleiman y Birgen, otros dos candidatos al podio. Souleiman tanteó este año, al igual que en el pasado, el 3.000 y se fue a 7:40.85 en Dusseldorf (Alemania). Birgen es el mejor de los kenianos este año, pero es muy mal competidor en grandes campeonatos. Silas Kiplagat parece mucho más peligroso que su compatriota. En el mítin de Moscú (Rusia) venció y causó una muy buena impresión. Willis es otro atleta a tener en cuenta. Venció en la milla de Boston y es un atleta que se crece en los grandes campeonatos. Atención al alemán de origen etíope Tesfaye, que ya estuvo muy cerca de las medallas en Moscú. Su principal hándicap está a nivel táctico: suele estar mal colocado. Los norteameamericanos vienen con Lopez Lomong, que venció en el Campeonato de EE. UU., y con el impredecible Will Leer, capaz de lo mejor y de lo peor, anárquico corriendo, pero que lleva unos años en franca progresión y con constantes cambios de imagen. Los etíopes acuden con Wote y Gebremedhin, que lucharán por dar la sorpresa. Marruecos ha seleccionado a Iguider, otro atleta de muchas garantías que llega sin competiciones, por lo que es una incógnita. En Moscú compitió mal y acusó a la federación de incumplir con sus promesas para ayudas, becas, etc.
3.000
La prueba tiene todos los visos de ser un enfrentamiento a tres bandas: Etiopía, Kenia y EE. UU. Gebrhiwet, estando en forma, es un atleta muy competitivo y que compite muy bien en pista cubierta. Este año se ha llevado la reunión de Boston (Estados Unidos) y de Birmingham (Reino Unido), ambas enfrentándose a lo mejor del fondo mundial. Su compatriota Gebremeskel alcanzó un nivel un poco inferior en ambas competiciones, pero también es un atleta muy rápido y competitivo. Kenia presenta a dos hombres de 3,29 en el 1.500, eso significa que son atletas muy rápidos. Choge y Ndiku estarán luchando por los metales casi con todas seguridad. Ndiku hizo 3:28.50 en el mítin de Mónaco del 2013, llegando delante de Mo Farah, y Choge es un atleta polivante capaz de hacer 1:44 en 800, 3.29 en 1.500, 7.28 en 3.000 y 12.53 en 5.000. Su final es poderoso, pero en Birmingham sucumbió de manera clara ante los etíopes. Los norteameamericanos llegan con dos extraordinarios atletas. Rupp parecía que se iba a salir este invierno, empezó muy bien, pero luego se fue diluyendo, primero por su retirada en la milla de Boston y luego por su derrota ante Lagat en el Campeonato de EE.UU. La derrota ante Lagat siempre se puede producir, pero la diferencia entre ambos fue muy grande. A Lagat le hemos visto dos caras este invierno. Cuando ha competido en EE.UU se ha mostrado intratable, pero en sus incursiones en Europa no todo fue tan color de rosa. En Karlsruhe (Alemania), que fue donde hizo su marca del año (7:38.51), entró cuarto a dos segundos de Ndiku.
SALTO DE ALTURA
59ccc8e4-c77a-4c69-ba43-e67555fea37a
Ukhov parte como claro favorito y amenaza el récord del mundo de Sotomayor. Sus registros del año no dejan lugar a dudas de su estado de forma. Saltó 2,42, tres veces sobre 2,40 y cinco sobre 2,38. Barshim no ha competido mucho, pero ha saltado 2,36 y las sensaciones que causó fueron inmejorables, por lo que no sería de extrañar que subiera más. Se ha pasado buena parte del invierno entrenando en Suecia con su entrenador sueco-polaco Stanley Szcyrba. El ruso Tsyplakov fue la sorpresa de los campeonatos de su país por encima de 2,34, marca personal y además venciendo a Dmitrik, que había saltado 2,40 este invierno en Arnstadt (Alemania), en una reunión para la historia ya que tanto Dmitrik como Ukhov se habían ido por encima de esa mítica barrera de los 2,40. Kynard es la mejor opción norteameamericana. No es la perfección técnica, pero es un atleta de enorme talento que ya fue medallista olímpico en Londres y que viene de ganar el Campeonato de EE. UU. con mucha comodidad. Fassinotti llega en el mejor estado de forma de su vida y con la moral por las nubes después de superar el récord italiano al saltar 2,34 en el campeonatos de Italia.
SALTO CON PÉRTIGA
Están ausentes tres grandes de la especialidad: Lavillenie, Otto y Holzdeppe con lo que la disciplina bajará en nivel. Mohr acaba de saltar 5,90 en el mitin ISTAF de Berlín (Alemania) en pista cubierta, demostrando que llega en gran forma. Hace unos día había saltado 5,84, pues está en un pico de forma ascendente. Cutts ha saltado 5,83, pulverizando su registro en pista cubierta (5,62). Su mejora es evidente, pero su hándicap es que nunca ha estado en el podio de un gran campeonato y le podría poder la presión. Hasta este año no era ni el mejor saltador británico y ahora estará luchando por las medallas. Los polacos presentan a Sobera y Wojciechowski. El primero es el vigente campeón de Polonia y ha estado bastante regular. Wojciechowski, después de vencer en Daegu, pasó por un calvario de lesiones, pero este invierno se recuperó para la alta competición. Ahora no está a ese nivel, está sufriendo en este período de vuelta a la élite. Filippidis ha saltado 5,77 y es un atleta que suele mostrarse regular, aunque siempre ha estado en finales muy cerca del podio. Es una de las pocas opciones griegas de medalla. Este años hay otros tres atletas en clara progresión: Xue, Menaldo y Da Silva. Hay que estar atentos a ellos, sobre todo a los dos últimos. El chino Xue parece un poco más irregular, pero tanto Menaldo como Da Silva han completado un paso por categorías inferiores muy destacado y ahora parece que quieren encaramarse a la élite.
SALTO DE LONGITUD
Menkov fue el claro dominador del año pasado y este año viene con la intención de volverse a colocar en lo más alto del podio. Ha volado hasta 8,30 y venció en Birmingham (Reino Unido) con 8,14. En ese mítin destacó el chino Li, que hizo un principio de verano en 2013 fantástico pero luego se lesionó un brazo; de hecho habitualmente sigue saltando con una protección. Estarán presentes los otros medallistas en Moscú, Gaisah y Rivera, pero no parecen estar como en el verano, aunque el neerlandés ya demostró en Moscú que sabe sacar a relucir sus bazas en las grandes competiciones. El que parece recuperado de sus interminables lesiones es Makusha, posiblemente el saltador más rápido. Torneus hizo un 2013 excepcional, hablando de pista cubierta, y su duelo con Menlov queda para el recuerdo. Este año vuelve a estar a arriba después de un decepcionante verano. Los norteameamericanos cuentan con Tyron Stewart, que saltó 8,22 en el Campeonato de EE. UU. y además firmó una serie muy buena con varios saltos por encima de los 8 metros. Tsatoumas está segundo del ranking del año, pero es un atleta que hasta ahora ha tenido una capacidad competitiva muy pobre.
TRIPLE SALTO
Las mínimas tan complicadas han llevado a que tengamos a solo doce atletas en hombres y once en mujeres. Esto significa que solo se eliminarán cuatro atletas en hombres para la final y tres en mujeres. Los cubanos se presentan como favoritos. Pedro Pablo Pichardo parte como favorito. Sus prestaciones al aire libre este invierno han sido de 17,76, y su compañero Revé ha llegado hasta 17,58, registros que les garantizarían un lugar en el podio. Su última referencia ha sido Metz (Francia), donde vencía Revé, pero no es una prueba que podamos tener muy en cuenta ya que fueron a medio gas. En pista cubierta Pichardo ha saltado 17,32 en Praga. Oprea es uno de los veteranos de esta disciplina. El saltador rumano, después de muchas lesiones, vuelve a estar en lo alto y este año ha saltado 17,30. Los norteameamericanos llegan con Carter, que venció en Albuquerque (1.500 metros de altitud) con 17,15. Dos curiosidades en esta prueba: competirá Karol Hoffman, hijo del campeón del mundo de 1983 y que este año le ha batido la marca de su padre en pista cubierta por cuatro centímetros, y también estará Laine, que curiosamente en su etapa universitaria era compañero de habitación del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, hasta el punto de que fue la décimocuarta persona en el mundo que se registró a la famosa red social.
LANZAMIENTO DE PESO
Los europeos contra los norteamericanos, el líneal contra el giratorio. Por Europa estarán los dos grandes de la especialidad, Storl y Majewski. Dos extraordinarios lanzadores y mejores competidores. Siempre compiten bien y siempre están luchando por lo más alto. Storl parece que llega en mejor forma que el polaco, pero Majewski compite en casa, que siempre es un aliciente extra. Los norteamericanos llegan en el mejor estado de forma de su vida: Whiting se fue a los 22,23 y Roberts, a 21,50. Por ranking dominan, pero en la alta competición siempre rinden muy por debajo de sus posibilidades. El que llega en gran estado es el argentino Germán Lauro, que en su primera incursión se fue a 21,04, batiendo el récord argentino por medio metro. Lo curioso es que el anterior récord lo tenía desde el mítin de Zúrich en agosto, ya que el peso se celebra en la estación del tren en esa reunión. Ivanov también llega en gran momento de forma.
HEPTATLÓN
AIT International Arena Grand Prix
Eaton llega en forma, como demuestra sus registros previos a Sopot. No ha competido en ningún heptatlón, pero ha corrido en 6,69 en 60 y en 7,61 en las vallas; ha saltado 7,58 en longitud y 5,35 en pértiga; y ha lanzado 15,05 en peso. Estos registros hacen presumir que estará muy cerca del récord del mundo de heptatlón. La única disciplina que ha empeorado con respecto al día del récord es la longitud. Estos fueron las marcas de aquella ocasión: 6,79 – 8,16 – 14,56 – 2,03 / 7,68 – 5,20 – 2:32.77).
Sintnicolaas es un buen atleta de combinadas, pero alcanza más nivel en heptatlón que en decatlón. Su prueba más fuerte es la pértiga, en la que puede estar en 5,40. El canadiense Warner es una incógnita, ya que es un recién llegado a la especialidad –se inició en la combinadas en 2010 y ha competido muy poco en pista cubierta a lo largo de su vida y este invierno solo constan un par de pruebas que no son una gran referencia–, pero es el atleta que más ha progresado en los últimos tiempos, llegando a ser medallista en Moscú. Krauchanka ha competido en pruebas individuales este invierno, pero ha demostrado estar en forma. La única prueba que no hizo bien fue la altura, en la que se quedó en 2,04, pero seguro que estará luchando por los metales. Otros atletas a considerar serán los experimentados Kasyanov y Behrenbruch, además del segundo del año Van der Plaetsen, atleta de enorme talento pero que ha tenido muchas lesiones.
4×400
EE.UU. cuenta con cuatro hombres de un nivel similar y que parten siempre de favoritos. Los británicos también cuentan con buen cuarteto e incluso con banquillo de nivel. Bahamas y Jamaica son las otras dos grandes escuadras que deberían estar luchando por el podio. Sobre todo Bahamas, que llega con todo el armamento pesado: Mathieu, Bain, Miller, Williams y Brown. Son los actuales campeones olímpicos de la disciplina. Jamaica viene capitaneada por Steele.

Mujeres
60
El duelo está servido con Ahouré y las dos jamaicanas: Campbell Brown y Fraser-Pryce. A ellas hay que unir a la saltadora de longitud y velocista Bartoletta. Ahouré es una atleta muy potente, con una salida muy explosiva, que siempre compite de manera excepcional en pista cubierta. Se enfrentó a Fraser-Pryce en Birmingham (Reino Unido) y venció en un final apretado, pero la jamaicana es una gran competidora, sobre todo cuando hablamos de alta competición, y si va a Sopot es porque se sabe que estará arriba. Campbell-Brown fue exonerada recientemente por su caso de dopaje, por lo que ha podido entrar en el equipo, pero su estado de forma es una incógnita. No ha competido y no sabemos el nivel de exigencia de sus entrenamientos en el periodo previo al levantamiento de sanción, pero todo hace suponer que le faltará rodaje. Bartoletta ha estado regular todo el invierno y consiguió vencer en el Campeonato de EE.UU. con 7,08. Fue campeona del mundo de longitud en Helsinki 2005. La otra norteameamericana es Lawson, que viene de hacer marca personal en Albuquerque (Estados Unidos). Las atletas europeas más destacadas son Philip y Sailer. La británica está cuajando la mejor temporada invernal se su vida.
60 M. V.
Pearson siempre es la favorita y una vez más se verá las caras con las norteameamericanas. Ha estado entrenando y compitiendo en el verano austral y solo ha necesitado una carrera en pista cubierta para colocarse líder mundial. Hace unos días llegó a Europa y firmó 7,79 y 7,80 en el mítin ISTAF de Berlín (Alemania). Las norteamericanas han ido en clara fase ascendente y ambas llegan muy bien, sobre todo Ali. Ella es la vigente campeona de EE.UU y ha corrido en 7,80. La medallista olímpica en longitud, DeLoach-Soukup, corrió en 7,82 en Albuquerque, como su compatriota. Después hay un grupo de atletas que estarán al acecho por si falla alguna de las favoritas, como la británica Porter, la alemana Hildebrand, que ha sido la dominadora de la primera parte de la temporada invernal, y  la francesa Billaud.
400
Hay tres favoritas para repartirse los metales: Ryzhova, McCorory y Atkins. La rusa fue protagonista en el Campeonato del Mundo de Moscú al conseguir ser finalista en 400 y medalla de oro en el 4×400. Ella fue una de las protagonistas del supuesto beso en el podio que salió en las portadas de prensa de todo el mundo. Este año ha corrido en 51,03 y además tiene otra marca en 51,06. Es una atleta a la que le gusta salir a tope y que destaca por su primer 200. McCorory estaba fuera de Sopot a falta de la última recta en el Campeonato de EE. UU., pero remontó y logró sobrepasar a Hastings y a Atkins, que estará en Sopot y que demostró una enorme valentía en el campeonato nacional. Atkins es una velocista total capaz de competir bien en 60, 200 y 400. Hasta este año nunca había bajado de 52″, pero será una atleta a tener en cuenta en la prueba indivdual. Fuera de las tres favoritas destaca la nigeriana Regina George, muy activa todo el invierno (ha competido en Moscú, Glasgow, Boston, Birmingham). Otra atleta de la que se espera mucho de cara a Río de Janeiro’16 es la bahameña Miller, que lo ha ganado todo en categorías inferiores y el año pasado se quedó a las puertas de las medallas en Moscú.
800
Es una prueba muy abierta, con muchas opciones. Las dos primeras del ranking son americanas: Ajee Wilson y Chanelle Price. La primera es la campeona del mundo juvenil en Barcelona y finalista en Moscú (5ª). Su temporada ha ido a más. Chanelle Price llegó a cinco centésimas de Wilson en el Campeonato de EE. UU., pero a falta de 100 metros parecía que iba a ser la vencedora; solo una tremenda remontada de Wilson le permitió alzarse con la victoria. Además le gusta dar la cara en dichos campeonatos: puso a todo el paquete enfilado con un parcial de 57,98 por el 400. Ausente Montaño por maternidad, creo que tendremos a otra americana tirando en la final. El día que Muir hizo 2:00.94 en Glasgow (Reino Unido), ella tiró 700 metros. Con anterioridad al Campeonato de EE. UU. también había tenido una actuación destacada cuando corrió en 2:36.86 (1.000) el día que Mary Cain corrió en 2:35.80. La escocesa Muir es la otra revelación de la temporada. Venía destacando desde joven, pero este año ha pulverizado sus registros en 800 y 1.500 (en esta distancia, por 7 segundos). Había dudas de cuál sería la prueba que elegiría y finalmente se decantó por el 800. La polaca Cichocka corre en casa y este año ha estado muy regular, con varias carreras por debajo de 2:02. Destacando su victoria en Birmingham y su segundo puesto en Dusseldorf detrás de Masna, que le ganó por una centésima. También hizo de liebre hasta el 1. 000 (2:40) el día que Aregawi batió el récord de Europa en Estocolmo (Suecia). Del este de Europa vienen Lupu, Shchagina y Arzamasova. La ucraniana Lupu fue medallista de plata en Estambul y finalista en Moscú. Arzamasova realizó una auténtica exhibición en el mitin de Moscú (Rusia).
1.500
A diferencia del 800, aquí hay una clara favorita: Aregawi. La campeona del mundo en Moscú ampliará, casi con toda seguridad, su palmarés con una nueva medalla. En Estocolmo (Suecia) pulverizó el récord de Europa al correr en 3:57.91. Hubiera sido récord del mundo si no fuera porque unos días antes Genzebe Dibaba había corrido en 3:55.17. En esta prueba se cae Mary Cain por una lesión en el gemelo, y en su lugar va Kampf. La sorpresa de la temporada ha sido la vuelta de la subcampeona olímpica en la distancia, Gamze Bulut, que realizó 4.07.94 en su primer 1.500 después de su sorpresiva medalla en Londres y se postula para estar en el podio. La mejor rusa es Korobkina, que ha corrido en 4:05.78. Es una atleta que impresionó en el Campeoanto de Europa por selecciones en Gateshead (Reino Unido) y fue segunda en la universiada y finalista en el Mundial de Moscú. En el campeonatos ruso venció en el 3.000 con 8:51.48. También está inscrita en esa distancia, por lo que podría optar por la distancia superior. La otra rusa, Karamasheva, fue la campeona de su país en 1.500 y tercera en 800. Es una atleta sin gran marca este año, pero que estará arriba. Destaca la presencia de la etíope Tsegay, nacida en 1997. Representando a Estados Unidos estarán Moser y Kampf, que en su época universitaria hizo la mayor remontada jamás vista en una pista cubierta.
3.000
Genzebe Dibaba no tiene rivales y la única duda es saber cuál será su táctica de carrera. Igual intenta ayudar a su compañera Hiwot Ayalew y se pone a tirar, pero no cabe duda de que será la vencedora, salvo mayúscula sorpresa. Obiri, vigente campeona derrotando a Defar y tecera en el 1.500 de Moscú, es su principal rival. El día del récord del mundo firmó un extraordinario segundo puesto con 8:29.99, pero quedó totalmente ensombrecido por la hazaña de Dibaba. Jelagat podría estar luchando por una medalla, y junto a ella, Jamal, que hizo 8:43.16 ella sola en el Campeonato de Asia. En ese campeonato consiguió el doblete. Sifan Hassan es otra de las atletas a tener en cuenta. Es una deportista de origen etíope que logró el pasaporte neerlandés unos días antes al Campeoanto de Europa de Cross de Belgrado (Serbia). Allí derrotó a la local Terzic y se alzó con la victoria en su primera internacionalidad con los Países Bajos. Esta será su segunda internacionalidad y podría repetir hazaña. Su marca en 1.500 (4:05.34) la consiguió en una bonita lucha con Muir en el mítin de Birmingham (Reino Unido) y corrió en 8:45.32 en Karlsruhe (Alemania). Está inscrita en ambas distancias, pero todo apunta a que correrá el 3.000. Igual que la rusa Korobkina, que también está inscrita en ambas pruebas, pero su participación en el 3.000 del campeonatos rusos puede ser una pista de lo que hará en Sopot. La mejor norteamericana es Grunewald. Rowbury no está en su mejor momento, pero siempre es una atleta muy rápida. La prueba contará con dos representantes del Emiratos Árabes Unidos, adonde se ha marchado a entrenar Abdi Bile, campeón mundial de 1.500 en Roma 1987.
478d3f71-521a-4023-b612-75cd27cc6841
SALTO DE ALTURA
Kuchina, Vlasic, Beitia y Stepaniuk-Licwinco son las cuatro favoritas a repartirse los metales. La croata inició la campaña, después de siete meses sin competir, con un decepcionante 1,90, pero se fue a los 2,00 en Praga, realizando un concurso perfecto y con sensación de que puede con más altura. Beitia saltó los 2,00 en el Campeoanto de España y ha demostrado en los últimos años que hay que contar con ella cuando se habla de alta competición, máxime si es en pista cubierta. Es la vigente campeona de Europa. Kuchina sobresalió en su época júnior y este año se ha elevado por encima de 2,01 (dos veces por encima de los dos metros). La polaca Licwinco es la revelación del año. Este año consiguió saltar por encima de los dos metros en dos ocasiones, batiendo el récord polaco. A su favor está el estado de forma y que contará con apoyo incondicional de todo el pabellón. Tiene cierta inexperiencia en la alta competición, pero ya fue oro en la Universiada de Kazán (Rusia). Green-Tregaro es otra gran atleta que está en forma. Acaba de presentar los papeles para divorciarse de su marido y entrenador Yannick Tregaro (Olsson, Bergqvist, etc.) y en unos meses perderá el segundo apellido y volverá a ser Green. Tregaro seguirá siendo su entrenador, pero es complicado que un atleta se abstraiga de esas vicisitudes personales.
SALTO CON PÉRTIGA
Es otra prueba muy abierta en la que hay pronóstico incierto. Rogowska se ha recuperado milagrosamente para este campeonato cuando nadie contaba con ella. La polaca sufrió un accidente y tuvo que ser operada. No contaba con ir a Sopot, pero la realidad es que es la líder mundial con 4,76. Suhr llevaba un invierno muy flojo, hasta el punto de ser derrotada por Saxer en el Campeoanato de EE. UU., primera derrota en más de un lustro, pero recientemente saltó 4,73 y se puso segunda del año. Murer no ha saltado mucho este invierno, pero está saltando bien técnicamente y ha vencido en mítines importantes, entre ellos el de Donetsk (Ucrania). Silva tampoco tiene una gran marca este invierno y su actuación en Birmingham (Reino Unido) fue decepcionante, pero se puede achacar al cambio horario. Es muy buena competidora y estará luchando por las medallas casi con toda seguridad. Bleasdale es una atleta que hace unas campañas invernales excepcionales y que luego no suele refrendar al aire libre, pero es evidente que este invierno llega en forma y está para saltar muy alto. Spiegelburg ha saltado esta campaña 4,72 y en el Campeonato de Alemania saltó 4,61 y luego intentó 4,81, pero falló. Sidorova está siendo la mejor rusa este invierno: ha saltado dos veces por encima de 4,70, pero parecía que ese era su límite.
SALTO DE LONGITUD
Biryukova es la favorita. Ha saltado 6,98 este invierno y ganó el campeonato ruso con 6,87, veinte centímetros más que Klishina. Spanovic dio la sorpresa en Moscú al conseguir una medalla, pero ahora ya no es ninguna sorpresa. Recientemente saltó 6,92, diez centímetros que añadió al récord serbio en el Campeonato de los Balcanes. Lesueur es otra clara opción de medalla. La norteameamericanas Bowie y Polk están colocadas arriba en el ranking. Bowie ha saltado 6,95, pero no es una marca que haya refrendado. Es una atleta muy rápida que basa todo en su velocidad, pero a veces no es suficiente. Este año ha corrido en 7,14. Los británicos contarán con Katarina Johnson-Thompson, campeona del mundo en Barcelona y campeona en Tampere en heptatlón. Este año saltó 1,96 en altura, pero una inoportuna gripe la dejó fuera de competición en su intento de hacer un pentatlón que le permitiera acudir a Sopot. Solo van las tres mejores del año.
TRIPLE SALTO
Contará con muy poca participación, solo once mujeres. Muy pocas en comparación con las treinta de Estambul’12 en esta misma disciplina. Saladuha y Koneva llegan con 14,65, pero la ucraniana es una garantía de éxito a la hora de la alta competición. El año pasado no tenía intención de acudir a Gotemburgo (Suecia), pero su gran estado de forma le hizo ir. Allí ganó con gran solvencia, pero su temporada estival fue de más a menos. En Moscú salvó los muebles con 14,65, mucho menos que los 14,88 de Gotemburgo. Este invierno no ha competido tanto como en 2013, pero llega en condiciones de ganar el oro. Koneva es una atleta que regresó a lo más alto después de una sanción y que el año pasado ganó en Kazán y que consiguió la segunda plaza en Moscú. La otra medalla parece muy abierta. Williams es una atleta todo potencia con técnica deficiente, en comparación a sus rivales, pero con un potencial enorme. En Moscú quedó a las puertas de las medallas. Patricia Mamona está tercera del ranking del año con 14,36, registro que supuso récord de Portugal, pero lo curioso es que hace quince días no tenía ni billete para Sopot, ya que no había hecho la mínima. Mamona es una atleta experimentada que hizo buena parte de su carrera en EE. UU., algo muy inusual en atletas portugueses. La cubana Yarianna Martínez llega con 14,36 hechos en La Habana (Cuba) al aire libre. Dziatsuk podría entrar en podio; es una atleta de extraordinario nivel, pero este invierno está algo más floja. Su marca del año es 14,34
LANZAMIENTO DE PESO
Adams fue operada este invierno, pero ha llegado a tiempo para realizar una competición al aire libre en la que se fue varias veces por encima de los 20 metros y consiguió un mejor lanzamiento de 20,19. Va camino de cuatro años invicta, pero de no lanzar a su nivel podría dar la sorpresa Schwanitz, que ya sabe lo que es superar los 20 metros y lleva un par de temporadas incrustada en la élite mundial. Este año tiene los cinco mejores lanzamientos del mundo en pista cubierta. El bronce es de pronóstico incierto. Kolodka es una buena competidora, aunque no llega en su mejor estado de forma: no ha superado los 19 metros. La rumana Heltne tiene la oportunidad de sacar una medalla para su país, que solo tiene a ella, y Oprea tiene opciones. Kopets también estará luchando por las medallas. Carter es otra atleta que acostumbra a rendir bien.
HEPTATLÓN
La norteameamericana Day-Monroe consiguió el récord nacional en el Campeonato de EE. UU. y se presenta como una de las favoritas. Su registro de 4.805 puntos (8,44 – 1,88 – 15,59 – 6,09 – 2:13.19) es de gran nivel y de repetirlo le auparía a los puestos de honor. Theisen-Eaton ha optado por la teoría de su marido y no ha competido en combinadas, pero en varias competiciones hizo dos pruebas. Ha logrado marca personal en vallas, peso y longitud. Llama la atención la mejora en peso, igual que su marido. Consecuentemente está en forma. Melnichenko ha puesto en marcha una táctica similar y ha hecho marca personal en 60 m. v. y peso, pero ha estado un poco floja en longitud. Es la vigente campeona del mundo en Moscú. Broersen ha competido muy bien este invierno y llega en forma, pero tiene un poco flojo el 1.000. Maksimava ha conseguido encaramarse a la lista a última hora; ya fue plata el año pasado en Gotemburgo (Suecia).
4×400
EE. UU. Rusia, Gran Bretaña y Jamaica son los que lucharán por las medallas. EE. UU. presenta un equipo muy potente en el que incorporan, además de las dos atletas del 400, a Hastings. Gran Bretaña tradicionalmente siempre compite bien en pista cubierta, de hecho son las vigente campeonas de Europa y del mundo, ya que derrotaron a EE.UU. en Estambul. Pero no parece que puedan hacer frente al equipo norteameamericano. Rusia ganó en Moscú y presenta un equipo muy destacado.