viernes, 17 de mayo de 2013

"ARMSTRONG PUEDE SER IMPUTADO"



JUAN GUTIÉRREZ
AS.com

Hablaba usted de que Eufemiano Fuentes le pidió "vulnerar la ley" en la famosa reu­nión que mantuvieron en este despacho, y lo comparaba con el caso de Marta Domínguez.
¿Cree usted que yo no quería la colaboración de Fuentes? Pero una colaboración tiene que ser real y leal, y no pedir imposibles que la ley no permite. Eso mismo ocurre en el caso de la senadora Marta Domínguez o de quien sea. Yo sólo puedo regirme por la ley. Y eso me dice que los hechos descubiertos en un procedimiento anulado como la Operación Galgo, que no fue recurrido, son hechos inexistentes salvo que aparezcan otros: entonces sí pondremos la ley a ese servicio. Pero sin otros elementos como la Operación Puerto Yo quiero saber quién está de verdad, no los que dicen que están. Fuentes implica y desimplica cuando quiere. Entonces, ¿cuándo le creemos? No quiero las verdades de una persona condenada que se ha demostrado que ha mentido tantas veces como ha querido.

Otro nombre que surgió en el juicio fue la Real Sociedad. ¿Las pruebas de su expresidente Iñaki Badiola, esa contabilidad B que coincide con la de la Operación Puerto, son suficientes para avanzar?
No. Por sí mismas, no.

Pero si cuadran hasta los céntimos
Aunque cuadren los céntimos, tiene otra explicación. Cuando en AS se publicó la entrevista a Badiola, le envié un mensaje y le dije que me gustaría hablar con él. Nos reunimos en la Agencia, porque yo todas las reuniones las mantengo aquí, con luz y taquígrafos. Le dije que si tenía algo que aportar además de las declaraciones, que éste era el lugar. Así lo hizo y me entregó una documentación, esa presunta contabilidad B, y me relató una serie de hechos. Le pedí que los firmara para que supusieran en sí una denuncia. Analizamos la documentación y de ahí no se desprende la compra de productos prohibidos en el ámbito del deporte, sino la adquisición de factores de crecimiento, que no están prohibidos. Es más: hemos investigado empresas que suministraban. De ahí no puede deducirse lo que Badiola denunciaba. Eso no significa que ese expediente esté cerrado, ni que la Agencia no haya hecho más cosas

¿Habló con futbolistas?
Hemos hablado con más gente, con responsables actuales del equipo, con algunos jugadores también Y seguimos trabajando, porque esto no es como la purga de Benito. Aquí las cosas se hacen seriamente y eso significa que para poder abrir un expediente, tiene que haber suficientes hechos contrastados. Si existen más pruebas, yo las espero

Le insisto en los decimales. Coin­ciden con datos de la Operación Puerto, donde ha habido una condena a un médico.
¿La coincidencia? Usted imagínese que fueran productos permitidos. ¿Dónde está el problema de que unos médicos deportivos receten unos productos y estos se paguen en mano con dinero de caja, que no tiene por qué ser dinero B? Además de que el dinero B es otra ventanilla. Y alguna de esas ventanillas ya actuó y tampoco vio indicio delictivo. Insisto: si hay más pruebas, las espero. Según Badiola, las tiene Fuentes. Pues que las aporten.

Badiola también estuvo aquí en su reunión con Eufemiano.
Sí, pero en esa reunión no se habló de la Real Sociedad.

No, pero imagino que Badiola hizo de intermediario para esa reunión porque pensaba también sacar algo, como esas pruebas que usted menciona.
Si resulta que hay un mercado abierto de qué doy o qué me das Yo sólo accedo a comprar en los mercados legales.

Otro nombre propio: Lance Armstrong. ¿Avanza la investigación que se ha abierto en un juzgado de Denia?

Quien tiene que avanzar es el juez. El procedimiento se inicia por una denuncia de la Agencia. Cuando recibimos la información de la USADA no me quedé quieta. Vi que parte de esas conductas se realizan en España, con dos médicos (García del Moral y Pedro Celaya) y un entrenador españoles (Pepe Martí), y en distintas zonas donde estaba el mismo equipo y el mismo mánager (Johan Bruyneel).­ Eso significa que España podía ser competente para analizar los delitos. Y envié un informe a la Fiscalía General del Estado para señalar aquellos lugares y conductas que podrían ser constitutivas de delito. Hay un juez investigando en un procedimiento, del que aún no somos parte, pero hemos colaborado y nos vamos a personar.

¿Podría terminar imputado incluso el propio Armstrong?
Por el consumo de sustancias evidentemente no, pero si los hechos se producen con la entrada en vigor del 361 bis, y así es porque se ha acotado a 2009 y 2010, podría ser imputada cualquier persona que hubiera participado, y entre otros también los médicos.

El Teide o Girona siguen siendo lugares habituales de entrenamiento de deportistas. ¿La Agencia controla esos focos?
En esas investigaciones aparecieron lugares como Girona, Puigcerdá, Alicante, Jávea, Tenerife, el Teide... España es un país atractivo orográficamente para muchos deportistas que se entrenan aquí. Pero si lo somos porque proporcionamos sustancias dopantes, eso ya es otro terreno que corresponde a los cuerpos de seguridad del Estado y a la Agencia Antidopaje. Tanto unos como otros estamos muy alerta a investigar y detectar aquellos lugares donde se puede producir tráfico internacional o prácticas de dopaje. Y buena prueba de ello es que diferentes agencias nos han pedido nuestra colaboración.

¿El dopaje genético está funcionando ya de forma preocupante?
Ahí prefiero remitirme a las Jornadas (23 y 24 de mayo), porque un aspecto específico es el dopaje genético. Muchas veces se dice que nunca se erradicará el dopaje, porque los tramposos van por delante. Pero no nos engañemos: ¿alguien piensa que el delito se va a erradicar? Pues no. Siempre habrá tramposos. En el dopaje es verdad que los avances científicos pueden estar antes al servicio de los malos que de una buena causa. Por eso la Agencia va a iniciar una línea de colaboración con el Ministerio de Sanidad y las Comunidades. Además se mantienen convenios con los laboratorios: cuando descubren un nuevo producto, tiene efectos secundarios o usos distintos al terapéutico. La AMA lanzó hace poco una alerta con un producto muy peligroso (el GW1516). Hay que colaborar con ellos para que nos ayuden a conocer los patrones.

El Caso Armstrong y la Operación Puerto demuestran que España era un paraíso del dopaje. Por los datos de la AEA, ¿el deporte, y en concreto el ciclismo, están ahora más limpios?
Existe un cambio importante, y no sólo en nuestro país. En el deporte y en el ciclismo. Por diversas causas. Ha habido situaciones reales de riesgo o de muertes. El consumo de sustancias dopantes puede llevar a las drogas sociales, a lesiones reales y no sólo físicas. Hemos tenido también algún suicidio. Los deportistas son conscientes de eso. Igual que antes se decía 'todos sabíamos', igualmente sabían de las consecuencias que se producían. Está habiendo una regeneración importante. Luego están los patrocinadores, que sostienen la competición, que se pueden retirar, como Rabobank en Holanda, o Nike con Armstrong

A Nike le costó y tardó.
Le costó, pero al final lo hizo porque salió un comunicado de deportistas diciendo que no era posible hacer una defensa cerrada de Armstrong. Y entonces los patrocinadores, rápidamente, ven que es una lesión para su marca. Otros elementos son los métodos de detección o los análisis retrospectivos. Los cercos se estrechan, aunque siempre haya una gatera. También hay intercambio de información, las policías Eso obliga a que las prácticas cambien. Pero lo que más puede ayudar es que se impliquen los deportistas.

Creía que me iba a sacar usted las gráficas de los controles antidopaje
No. La media de los adversos se mantiene aproximadamente. Podemos estar oscilando entre un 1,4% de muestras nacionales o un 1,8% de todas. Es la media de nuestro entorno. Y como son porcentajes pequeños, incluso hay quien cuestiona en la AMA que cómo es posible invertir tanto dinero cuando los resultados son tan pocos. Bueno, pues porque este tipo de corrupción requiere no sólo de instrumentos analíticos, sino también del intercambio de información entre agencias.

Ya nadie cuestiona que el dopaje no se puede combatir sólo con controles, ¿no?
Evidentemente. Hay que incorporar a las agencias metodología propia de las investigaciones en las tramas criminales, y no estar esperando sólo los resultados de los controles.

El fichaje del inminente comandante Enrique Gómez Bastida por la AEA tiene que ver mucho con esto, ¿no?
Sí. Su presencia en la Agencia es decisiva para dar ese salto cualitativo. De hecho, venimos trabajando juntos desde primeros de abril, y ya lo percibimos. Precisamente porque incorpora una metodología de trabajo que nosotros no tenemos, y luego porque tiene una experiencia interesante en el mundo del dopaje, no sin razón es el instructor de la Operación Puerto, que no ha sido anulada en ningún momento, lo cual quiere decir que esos siete guardias, una mujer y seis hombres, no lo debieron hacer demasiado mal, porque ha permitido condenar a un médico y un preparador deportivo. Quizá no le hemos dado la importancia que tiene, porque el shock por las bolsas en la sentencia ha ocultado el éxito de la operación.

¿Se refiere a que por primera vez se haya condenado a un médico en una trama de dopaje?
Que por primera vez se condene a un médico no por dopaje, sino por un delito contra la salud. Es muy importante, porque significa que las prácticas de este señor han sido acreditadas por un juez que eran dañosas para la salud. Que el consumo de EPO puede ser un precursor cancerígeno ha quedado acreditado, o que la manipulación sanguínea puede poner en peligro la salud del deportista. Y eso es real, porque yo he visto de cerca, en un hospital, que puede producirse ese fallo multiorgánico si no se hace con los medios adecuados. Que por primera vez se diga que la manipulación sanguínea es dañina tiene que hacer pensar al deportista que lo ha hecho, porque si algún día le pasa algo, a alguien le tiene que pedir responsabilidades.

Además de esta condena, Eufemiano Fuentes ha declarado en Las Palmas como imputado por delito fiscal.
Ha sido llamado a declarar como imputado, sí. No tengo conocimiento de los hechos

Pero entonces, ¿no se podía haber avanzado más en la instrucción de la Operación Puerto en ese sentido, como pidió el CONI y se le denegó?
No tengo los datos del sumario por los que el CONI solicitaba este procedimiento, supongo que no existían suficientes evidencias o que las cuantías no superaban los 120.000 euros. Pero no lo sé...

Pues la sensación que queda es que el juez instructor Serrano estuvo más preocupado de sobreseer que de profundizar.
No puedo hacer ese juicio, no estaba en ese momento. Pero lo cierto es que también se ha reabierto, ha habido juicio oral y hay condena. Para el doctor Fuentes estar implicado en un delito fiscal que puede acabar en una condena, no es ninguna tontería, porque entonces el año de condena de la Operación Puerto tiene un cómputo diferente. A los tramposos, como las mentiras tienen las patas muy cortas, se les acaba cogiendo.