jueves, 30 de mayo de 2013

YA ES OFICIAL EL BRONCE DE ATENAS PARA MANOLO MARTÍNEZ


TERRA

La medalla de bronce de lanzamiento de peso de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 es definitivamente del español Manuel Martínez, después de que la Comisión Ejecutiva del COI diera hoy oficialidad a la redistribución de los podios de aquella edición como consecuencia de los casos de dopaje descubiertos con posterioridad.
Uno de ellos fue el del ucraniano Yuri Bilonog, campeón de peso, y en cuya orina congelada se hallaron restos de sustancias dopantes.
Manuel Martínez había sido cuarto en la prueba y ahora es oficialmente tercero, informó hoy el director del Comunicación del COI en San Petersburgo, donde se reúne la Ejecutiva. El título será para el estadounidense Adam Nelson y la plata para el danés Joachim Olsen.
El español, ya retirado de la competición, es el actual responsable de lanzamientos de la Real Federación Española de Atletismo.
La intención inicial del Comité Olímpico Español era entregarle la medalla en una ceremonia especial en la gala anual del organismo, aunque aún no se ha concretado este aspecto.
Aunque Paquillo Fernández invirtió buena parte de sus ganancias deportivas en buenos preparadores no consiguió evitar la tentación del dopaje. Cumplió dos años de sanción por su implicación en la 'Operación Grial'. Se sintió utilizado y traicionado por las autoridades deportivas españolas. Se quedó sin fuerzas para volver al nivel al que estaba acostumbrado y lo dejó. No le importa recordar. Le molesta que se opine sin saber.
A pesar de su esfuerzo por rodearse de los mejores preparadores, ¿se ha sentido perdido?
No. El deportista sabe lo que tiene que hacer en cada momento y elige el camino que cree conveniente. Algunas veces nos equivocamos. La mayoría de las veces acertamos con la gente que nos ayuda.
¿Qué le incitó a buscar un atajo?
Es un tema en el que no me gusta profundizar. Lo que diga se puede tergiversar. Se miran las cosas diferentes y nunca como yo las quiero decir. No me apetece decir cosas que se pueden cambiar.
Aquí está todo grabado con una cámara.
Pero al final esto se pasa a escrito y se cambian cositas.
Pero es un asunto qué usted ha asumido con cierta naturalidad.
Sí. Puedo asumir algo y los medios cambiar totalmente la versión. Puedo decir que iba a coger el coche después de tomarme una cerveza, después no cogerlo y los medios decir que he cogido el coche muchas veces bebido. Yo lo tengo claro y lo dije en su día: yo tenía una botella de vino aquí, pero no cogí el coche.
Usted cumplió su sanción, colaboró con la autoridades, se le rebajó la sanción en un principio, luego se le aplicó íntegra. No pudo acudir a los Juegos de Londres y dijo que se sintió engañado. ¿Precipitó todo eso su retirada?
Es un tema dañino. Se especula sobre qué tipo de colaboración presté cuando evidentemente hay un juicio pendiente y debo estar callado. Hubo presión de muchas instituciones. Lo de los Juegos fueron intereses deportivos que no me explico. Paquillo no podía estar en Londres. Si la ley Osaka no se lo cargó había que sacar otra cosa. Me he sentido politizado. Pagué el pato. A lo mejor sí que ha sido el desencadenante de mi retirada. No habría soportado otros cuatro años de espera.


Leer más: Paquillo: "Tenía una botella de vino aquí, pero no cogí el coche" - MARCA.com
Aunque Paquillo Fernández invirtió buena parte de sus ganancias deportivas en buenos preparadores no consiguió evitar la tentación del dopaje. Cumplió dos años de sanción por su implicación en la 'Operación Grial'. Se sintió utilizado y traicionado por las autoridades deportivas españolas. Se quedó sin fuerzas para volver al nivel al que estaba acostumbrado y lo dejó. No le importa recordar. Le molesta que se opine sin saber.
A pesar de su esfuerzo por rodearse de los mejores preparadores, ¿se ha sentido perdido?
No. El deportista sabe lo que tiene que hacer en cada momento y elige el camino que cree conveniente. Algunas veces nos equivocamos. La mayoría de las veces acertamos con la gente que nos ayuda.
¿Qué le incitó a buscar un atajo?
Es un tema en el que no me gusta profundizar. Lo que diga se puede tergiversar. Se miran las cosas diferentes y nunca como yo las quiero decir. No me apetece decir cosas que se pueden cambiar.
Aquí está todo grabado con una cámara.
Pero al final esto se pasa a escrito y se cambian cositas.
Pero es un asunto qué usted ha asumido con cierta naturalidad.
Sí. Puedo asumir algo y los medios cambiar totalmente la versión. Puedo decir que iba a coger el coche después de tomarme una cerveza, después no cogerlo y los medios decir que he cogido el coche muchas veces bebido. Yo lo tengo claro y lo dije en su día: yo tenía una botella de vino aquí, pero no cogí el coche.
Usted cumplió su sanción, colaboró con la autoridades, se le rebajó la sanción en un principio, luego se le aplicó íntegra. No pudo acudir a los Juegos de Londres y dijo que se sintió engañado. ¿Precipitó todo eso su retirada?
Es un tema dañino. Se especula sobre qué tipo de colaboración presté cuando evidentemente hay un juicio pendiente y debo estar callado. Hubo presión de muchas instituciones. Lo de los Juegos fueron intereses deportivos que no me explico. Paquillo no podía estar en Londres. Si la ley Osaka no se lo cargó había que sacar otra cosa. Me he sentido politizado. Pagué el pato. A lo mejor sí que ha sido el desencadenante de mi retirada. No habría soportado otros cuatro años de espera.


Leer más: Paquillo: "Tenía una botella de vino aquí, pero no cogí el coche" - MARCA.com