viernes, 25 de marzo de 2016

LA HUIDA DE MULLERA POR EL JARDÍN, SEGÚN LOS AGENTES

JESÚS MÍNGUEZ
AS.com

Ángel Mullera sí pudo escapar al control antidopaje por la parte trasera de su casa. Así lo atestigua la declaración de los dos agentes de control y el escolta enviados por la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) el 16 de julio pasado a Lloret de Mar para realizarle un test. No lo consiguieron en su lugar de localización habitual (pistas de atletismo, entre las 17:00 y 18:00 horas) e intentaron llevarlo a cabo en su casa a continuación, a lo que el atleta se negó. Tras recurrir, el Tribunal Administrativo del Deporte ha ratificado la suspensión de dos años por "infracción grave".
Mullera, en su Facebook, calificó como "mentira" que, presuntamente, hubiera, podido desaparecer por la parte trasera de su casa, como publicó AS este jueves. La declaración de los agentes, recogida en el escrito del TAD, confirma que pudo huir por el jardín. El relato sobre el intento de realizar el análisis, ya por sorpresa en su domicilio, es este:
"La doctora xxx (se omite el nombre) llamó al timbre e inmediatamente un hombre abrió la puerta de entrada a su casa; le reconocimos como el Sr. Mullera Rodríguez sin ningún tipo de duda (...). Xxx (la doctora no era española, pues trabaja para la empresa alemana PWC, que presta servicios a la AEPSAD) le preguntó en inglés: 'Es usted Ángel Mullera Rodríguez?'. A lo que él contestó también en inglés: 'Sí'. Era evidente que él podía entendernos correctamente. Entonces xxxxxx le dijo 'somos control de dopaje' y él contestó: '¿Ahora?'. La doctora xxx respondió: 'Sí, por favor abra la puerta'. El Sr. Mullera abrió la puerta de fuera, con barrotes de hierro. Cuando intentamos acceder a la vivienda, él inmediatamente cerró la puerta principal. La doctora xxx llamó al timbre varias veces. Los que estábamos presentes lo escuchamos perfectamente, pero no hubo respuesta por parte del Sr. Mullera. El doctor xxx le llamó y gritó que si se negaba a realizar el control podría ser suspendido durante dos años. A continuación, xxx (el escolta) le dijo lo mismo en español y en catalán, pero no hubo respuesta".
"Mientras tanto, el vecino del Sr. Mullera (el que vive a la derecha de la casa desde la perspectiva de nuestro equipo de control) salió, y le preguntamos si había alguna otra entrada a la casa del Sr. Mullera. Nos dijo que no, pero más tarde vimos que existía la posibilidad de salir de la casa por la parte trasera, a través del jardín (ver foto). Nos fuimos de allí a las 18:40".
El TAD, además, refrenda que la actuación de los agentes de control fuera del horario especificado por Mullera en el formulario de localización ADAMS fue correcta: "Se enmarcó en el desarrollo de su actividad ordinaria de control por sorpresa que por definición podrá acontecer de improviso, con el límite de respeto a las horas de descanso (23:00-06:00)".