domingo, 20 de marzo de 2016

MASLAK Y ADEKOYA, VENCEDORES DE LOS 400 METROS MÁS EXTREMOS

JUANMA BELLÓN
AS.com

Los 400 metros en pista cubierta son una prueba extrema, en la que los atletas se tienen que pelear a fondo para coger la calle libre en la primera vuelta. Si fallan ahí, media carrera esta perdida, pero a veces el exceso de ímpetu puede hacer que las fuerzas te traicionen al final…Eso fue lo que le sucedió al granadino Bralon Taplin en la final masculina, donde pasó los 200 metros en 20.89, un tiempo extremo. Taplin defendió su posición, pero a falta de un hectómetro era un transformer al que rebasó el liviano checo Pavel Maslak para llevarse el oro en 45.44. Plata fue el qatarí Haroun (45.59), quizá el hombre más fuerte pero que se descuidó al coger la calle libre, y bronce el triniteño Lendore (46.17). Taplin se quedó sin podio.
El oro en mujeres fue para Kemi Adekoya, una especialista en 400 vallas que pasó de repente un día de ser de Nigeria a correr por Bahrein. La vallista sí cogió la calle libre con garantías y la defendió con todo para evitar la fiesta estadounidense a Ashley Spencer (plata con 51.72) y a Quanera Hayes (bronce con 51.76). Adekoya hizo 51.45, récord de Bahrein y de Asia. “Creía en mi, que lo podía hacer. Soy muy feliz”, decía Kemi. Eso es lo que importa tras la guerra de los 400.