miércoles, 14 de agosto de 2013

EL IRLANDÉS HEFFERNAN GANA EL ORO EN LOS 50 KM. MARCHA


EFE 

El irlandés Robert Heffernan, sin medallas hasta hoy en alta competición, consiguió con 35 años la primera, y de oro, batiendo en 50 kilómetros marcha a los rusos en su guarida con un tiempo de 3h37:56.
La prueba tenía un significado especial para uno de los 61 andarines que tomaron la salida, el español Jesús Ángel García Bragado, que a sus 43 años participaba por undécima vez en los Mundiales después de haber conseguido una medalla de oro -en su debut en Suttgart'93- dos de plata (Atenas'97 y Edmonton 2001) y un bronce (Berlín 2009). Terminó duodécimo con un tiempo de 3h46:44.
Rusia, que ya había ganado los dos títulos de 20 kilómetros por medio de Alexander Ivanov y Elena Lashmanova, hubo de contentarse con la plata en la marcha larga. Mikhail Ryzhov llegó un minuto después (3h38:58) y el australiano Jared Tallent, tercero con 3h40:03, no falló a su cita con el podio.
La victoria de Heffernan, compañero de Paquillo Fernández en el grupo del polaco Robert Korzeniowski, impide a Rusia, primera potencia mundial de la caminata, acaparar en Moscú los tres títulos de la especialidad, como había sucedido en las dos ediciones anteriores de los Mundiales.El quinto día de competición ofrecía a Rusia la ocasión de dar un salto hacia arriba en el medallero hasta casi emparejarse con la primera potencia, Estados Unidos, aprovechando el rebufo del triunfo apoteósico de Yelena Isinbáyeva en pértiga, la noche del martes. El equipo anfitrión no pudo contar con el campeón olímpico, Sergey Kirdyapkin, ni con el campeón mundial, Sergey Bakulin, que estaban lesionados, y acusó sus ausencias.
Durante toda la noche, hasta media hora antes de la prueba, había llovido sobre Moscú. El termómetro marcaba 17 grados y la humedad era altísima (94 por ciento) a las 8.30 de la mañana.
Desde el disparo de salida se adelantaron Ivan Noskov y Mikhail Ryzhov, dos rusos sin historial en alta competición, que marchaban a un ritmo de 4:28 el mil. En el km 5 (22:19) se les unió el australiano Jared Tallent, este, ya sí, de jerarquía: dos veces subcampeón olímpico. Los tres españoles -Bragado, Claudio Villanueva y José Ignacio Díaz- marchaban juntos por ese punto, a 1:19 de la cabeza.
Por detrás del trío delantero permanecía en solitario el francés Yohann Diniz, autor de grandes marcas -líder del año con 3h41:07- y con podios en Copas del mundo y de Europa pero todavía sin medallas en Mundiales.
En el km 10 el trío de fugados, que pasó en 44:26, tenía 16 segundos sobre Diniz y 26 sobre el primer paquete perseguidor. Los dos Omar mexicanos -Zepeda y Segura- caminaban juntos, a 1:21, y un poco más atrás el salvadoreño Emerson Hernández y el ecuatoriano Andrés Chocho. García Bragado y Villanueva, a la altura del puesto 33, estaban a 2:23 de la cabeza, mientras el tercer español, José Ignacio Díaz, víctima de calambres y con diarrea, cedía terreno.
En el km 20 los dos rusos pasaron en 1h28:36 nueve segundos por delante de Tallent y Diniz, que se habían unido, pero la prueba cambió su fisonomía poco después. Por el 30 (2h12:17) habían llegado de atrás el polaco Grzegorz Sudol y Robert Heffernan. Zepeda, Omar Segura y Horacio Nava marchaban tres minutos y medio por detrás. García Bragado y Villanueva seguían juntos, en el puesto 27, a 4:51 del quinteto delantero.
Heffernan, hasta hoy condenado a los cuartos puestos, en los Juegos de Londres 2012 y dos años antes en los Europeos de Barcelona, se quedó arriba con Ryzhov en el km. 35 y poco después le dejó atrás. Por el 40 pasó en 2h55:04 y por el 45 en 3h16:26, ya con 18 segundos sobre el ruso y 1:36 sobre Tallent. De no mediar un desfallecimiento, el triunfo del irlandés estaba cantado. Y no se produjo. Heffernan dio a su país la tercera medalla de oro en la historia de los campeonatos.
Claudio Villanueva fue el segundo español en llegar a la meta, decimoctavo con su mejor marca personal (3h50:29) y José Ignacio Díaz acabó en el puesto 34 con 3h58:26.