lunes, 29 de febrero de 2016

DE MOTRIL A RÍO HAY 50 KILÓMETROS PARA MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

CARLOS ARRIBAS
El País.com

Cuando José Antonio Carrillo, su entrenador, habla de Miguel Ángel López, se produce en su cabeza tal torbellino de ideas, fruto sin duda de las emociones fuertes que su marchador le hace llegar, que es capaz de mezclar en la misma sentencia dos conceptos tan alejados como “somos marchadores y tenemos que mantener los pies en el suelo” y “Miguel es de otra galaxia”.
Así se expresaba el domingo el técnico murciano después de que su paisano Miguel López ganara en el puerto de Motril el campeonato de España de 50 kilómetros en su debut en la distancia larga. El campeón de Europa (2014) y del mundo (2015) de 20 kilómetros marcha, feliz porque había estado lesionado unas semanas y no se había entrenado fuerte desde el día de Nochebuena, solo elíptica, natación y carrera, lo celebró también excepcionalmente en Twitter: “50 km completados, de Motril a Río. #RoadToRio #Objetivo2Oros ¡Gracias por tantos ánimos!”.
En la historia olímpica de la marcha solo un atleta, el polaco Robert Korzeniowski, en Sídney 2000, ganó el oro en las dos distancias, 20 y 50 kilómetros, que se disputan con una semana de margen. Otros tres marchadores, el australiano Jared Tallent (Pekín 2008), el alemán del Este Ronald Weigel (Seúl 88) y el mexicano Raúl González (Los Ángeles 84), subieron a los dos podios en los mismos Juegos. “Pero somos marchadores y tenemos los pies en el suelo, aunque Miguel sea de otra galaxia y siempre consiga más: nuestro objetivo es una medalla en el 20, y la participación en el 50 dependerá de cómo acabe la prueba corta”, dice Carrillo. “Siempre hemos dicho que vamos a preparar sobre todo los 20 kilómetros, ya que, con el volumen de marcha de una preparación de 50 kilómetros seremos capaces de hacer mejores series y más intensidad en la preparación del 20”.
Los planes de preparación de López, de 27 años, pasan por concentrarse dos semanas en junio a los 2.300 de altitud de Sierra Nevada y el mes de julio en los 1.800 metros de Font Romeu, en los Pirineos. “Haremos lo que hemos hecho siempre, no tiene sentido cambiar en un año olímpico”, dice Carrillo. “Y si conseguimos que la federación le dé ya plaza fija para el equipo de 50, ya no competiría más en esa distancia antes de los Juegos. En la Copa del Mundo de Roma, el 7 de mayo, haría los 20, en los que es el favorito”.
Este argumento podría pesar para que los responsables técnicos de la federación implantaran la excepción López en sus normas de selección. Aunque la mínima fijada por la IAAF es de 4h 6m, la federación, dado el nivel de la marcha en España, fijó una marca más exigente, 3h 50m, criterio que solo el inmarchitable marchador Chuso García Bragado, camino de sus sextos Juegos a los 46 años, ha cumplido (3h 46m 43s en el Mundial de Pekín). El marchador de Llano de Brujas ganó en Motril, una prueba muy dura, en un circuito en el puerto azotado por rachas de viento que dificultaban la marcha, con 3h 53m 52s. En la federación creen que López tendría más posibilidades que ningún otro para lograr medalla en 50, por lo que están dispuestos a darle la plaza y dejar solo una, la tercera, para que los otros españoles (los veteranos Mikel Odriozola y José Ignacio Díaz, y el joven Pablo Oliva) peleen por ella en la prueba de Roma en mayo.